Be Cool Light – Nuestra opinión sobre la nueva silla ligera

Be Cool, una marca del grupo Jané, ofrece productos urbanos, modernos, y con un equilibrio magnífico entre prestaciones, diseño y precio. Con toda la experiencia de una gran marca como Jané, experta en seguridad, nos presentan la más ligera y urbana de sus sillas de paseo: Be Cool Light, que hemos estado probando durante unos meses y quiero dejaros nuestra opinión, con las cosas que más nos gustan y las que menos.

Aquí está su vídeo oficial, que muestra todos los detalles de maravilla, y en mi sección de destacados de Instagram podéis también ver mis vídeos (mucho más caseros) respondiendo a las preguntas que me habéis hecho por las redes.

Diseño y ligereza

Lo que primero me gustó fue el diseño, las líneas suaves y los estampados coloridos. También tienen colores más clásicos para elegir, en líneas generales es un carro muy bonito que sin duda llama la atención al verlo.

La estructura de aluminio 100% la hace ser una silla muy manejable y ligera, y gracias al manillar corrido y a las suavidad de las ruedas se puede llevar a la perfección con una mano.

La capota tiene una cremallera para que se extienda un poco, y si hay una parte que me encanta especialmente es la cesta de abajo, enorme y tapada para no ir perdiendo trastos por el camino.

La silla incluye además el plástico de lluvia que es muy finito y fácil de poner y de volver a guardar.

Detalles de comodida y ergonomía

El reposapiés tienen dos posiciones, y el reclinado de la silla queda ergonómico y tumbado, no es totalmente horiozontal, pero sí es reclinado para que si la criatura duerma pueda estar confortable. Esto la hace que se pueda llevar desde el nacimiento, aunque personalmente os recomiendo mucho un capazo y llevar al bebé los primeros meses de cara a vosotras, y pasarla a la silla ligera por lo menos a los 6-8 meses, ya pensando en algo que os va a durar varios años.

Las cintas de seguridad de los hombros tienen dos posiciones, una que la acorta un poco con una cinta, en la foto de abajo he dejado una cinta colocada de cada para que veáis la diferencia, con lo que se pueden llevar reguladas según la altura del bebé. En la parte de atrás del asiento, con una cinta que se estira, se reclina la silla, también permitiendo tener varias posiciones y un contról muy rápido y suave cuando la peque se queda dormida.

La bolsa, la capota extensible, y sobretodo el plegado, fácil y compacto son sus mejores detalles. Para plegar la silla hacen falta dos manos ya que hay que levantar dos enganches opuestos en la parte superior del manillar, pero para el desplegado con una mano es suficiente, rápido y práctico.

Cómoda para sentarse, y cómoda de empujar

La silla tienen un asa para transporte y para facilitar el plegado, que esta a una altuar PERFECTA para que la peque empuje la silla, así que cuando se cansa, está tranquilamente agarrada a su asidero a la altura y va paseando su muñeco por todas partes.

Y en el asiento el arnés de seguridad, la barra delantera que le encanta tener cogida y el velcro extra para sujetar las dos tiras de los hombros que ayudan a que pequeñas escapistas como la mia no puedan remeter el codo y sacar los brazos de los enganches.

¿Que mejoraríamos de la Be Cool?

Os tengo que decir que no he sido capaz de desenfundar la silla, todo y que tienen dos cremalleras, uno abajo de la cesta y otra al final de la capota, pero no me ha parecido sencilla para desenfundar y lavar, que la capota no se pueda separar de la parte de arriba del asiento hace que la mayoría de sacos que van con gomas en esa parte de la silla no se puedan ajustar bien.

No se le regula la altura, aunque tanto mi marido que es más alto como yo que mido 1,70 la hemos sentido muy cómoda de llevar.

El freno es el clásico de barra que se pisa y se levanta con el pie, de esos que en verano con sandalias no es de lo más agradecido y no tiene pequeños detalles como el típico visor con el trocito de plástico para ver a la bebé desde atrás (que oye, te giras y miras por adelante).

Pero precisamente por no tener todos esos añadidos hacen que tenga un precio MUY competitivo para este tipo de sillas ligeras, ya que cuesta sobre los 180 euros.

Si buscáis un modelo superior os diría que mirarais la Rocket de Jané, que además de plegarse con una mano puede llevarse como equipaje de mano en avió sin dejar de lado la estabilidad y la comodidad.

Pero mi recomendación es que si queréis una silla urbana para el día a día, que reuna comodidad, estabilidad y un plegado muy fácil para tenerla sin problemas en casa o en el maletero del coche, esta es vuestra silla

 

Un +1 o un compartido nos ayuda a seguir escribiendo :)

1 comentario

  1. Oye, me encanta el estampado que has elegido. Y el reposapiés parece muy, muy grande. Nosotros somos felices con la Rocket, pero siempre viene bien conocer nuevos modelos para recomendar.

Deja un comentario