Explicar la muerte a los niños de 3 a 5 años

explicar la muerte a los niños de 3 a 5

Estos días es un tema sobre el que hemos reflexionado mucho, porque nos ha tocado muy de cerca con la despedida al abuelo, pero ya sea un familiar, un amigo o una mascota, la muerte es algo con lo que es probable que las criaturas se tengan que enfrentar en edades muy tempranas.

El proceso de duelo infantil no es el mismo que el nuestro, pero eso no quiere decir que también exista, y dependiendo de su edad tendrá unas características muy diferentes.

Sobre los 2 años todo y que no puedan entender el concepto de muerte, saben que algo ocurre, que algo falta y siente la separación. Entre los 3 y los 5 ya hay una comprensión más profunda, pero pueden confundir conceptos o no entender lo definitivo de la situación. Es ya de los 6 y 9 años que distinguen totalmente el mundo mágico de la realidad y comprender las consecuencias de la muerte.

Por supuesto cada familia es un mundo, y cada criatura también. Pero si hay algo básico a tener en cuenta siempre es que hay que decir la verdad. Ha muerto y no vamos a verle más.

 explicar la muerte a los niños de 3 a 5 años

Lo que hemos aprendido del Rey León

Si ha habido un momento en el que mi hija ha sido consciente de la muerte, ha sido sobre los 3 años, cuando vio de principio a fin y casi sin pestañear, el Rey León.

La muerte de Mufasa desató un montón de preguntas, y empezó a hacer que ella se preocupara por su propia muerte, la mía y la de su padre. Hemos estado mucho tiempo hablando del tema y la angustia que le provocaba pensar en esas cosas hizo que al final hiciéramos un trato. Yo le dije que no me iba a morir mientras ella tampoco se muriera. Con eso por lo menos se le quitan las ganas de llorar, y mira que odio mentirle, pero no vi otra salida siendo tan chica. Aun así, el tema ha salido muchas veces, y nos ha sido más sencillo explicárselo ahora que va a cumplir 4 en unas semanas.

Explicar la muerte entre los 3 y los 5 años

Es importante implicar al niño o la niña aunque nos parezca que entre los 3 y los 5 años “no se enteran de nada” pero notan la tristeza, saben que algo pasa, verán que se entra o sale de casa a horas diferentes.

  • En caso de larga enfermedad, ingresos hospitalarios es importante explicar al niño o la niña con frases claras y directas lo que está pasando. Ellos notarán la situación, que ocurre algo y lo mejor es siempre decirles la verdad.
  • No usar ambigüedades o metáforas como “se va a ir” o “ha hecho un viaje”, ser claros con el mensaje y que la muerte es algo irreversible.
  • No esperar para contar el fallecimiento a la criatura, implicarle en el proceso de duelo junto a la familia.
  • Decirles que está bien llorar, expresar tristeza, sentimientos o enfadarse. Muchas veces a las criaturas les decimos que “llorar es de bebés”, “si lloras no te haremos caso” o yo hasta he oído “ay, que fea estás cuando lloras, no hagas eso”. Es muy importante que aprendan desde pequeños a que está bien expresar sus sentimientos y más en situaciones como la muerte de un familiar.

No esconder la vejez y la enfermedad a las criaturas

No soy muy fan de las frases sobre “antes se hacía así y total, no pasaba nada” pero con este tema creo que la sociedad ha evolucionado a peor.

Antes la familia convivía con la enfermedad, muchas veces incluso la muerte se producía en casa, y las criaturas vivían ese proceso de una forma más cercana. Ahora está en residencias, en hospitales de paliativos o ingresados desde los últimos días, sin moverse de la cama por culpa de las sondas, respiradores y vías. Y las frases más comunes son “mejor que no lo vea así“.

La vejez, la muerte, todo es parte de la vida, se puede llevar a las criaturas al hospital, explicarles que esa persona necesita que le ayuden para respirar, que los doctores están dándome medicinas para que no le duela nada y, sabiendo lo que se puede encontrar, no hay porque esconderle.

Si ha sido algo repentino, o de alguien joven, es posible que presenten miedo a la muerte de personas cercanas, a quedarse solos y son situaciones muy angustiosas en edades tempranas. Hay que hacerles entender que son casos muy muy muy raros, o que se ha muerto por estar muy muy muy muy muy malito o malita. En ocasiones pueden relacionar luego enfermedad con la muerte y asustarse por tener unas anginas o por escuchar un día que mamá está mala.

Personalmente tengo que contar que llevé a la niña al hospital de paliativos donde estaba ingresado el abuelo, ya sabía del día anterior que el abuelito se había puesto de repente muy muy muy malito, y cuando ese día le vimos un poco más despierto, pese a la morfina, salí corriendo a buscar a la niña al colegio para subirla a despedirse. Para ella y para él fue un momento muy bonito, tanto la sonrisa de mi abuelo, la niña diciéndole que le quería mucho, y él también y la sensación de despedida y para ella poder entender lo que estaba pasando y porque mamá estos días estaba triste y se tenía que ir tantas veces al hospital.

Usa recursos para explicar la muerte a niños 

También podemos apoyarnos mucho en cuentos, películas, series o aplicaciones que tratan el tema especialmente enfocado a los niños y las niñas.

El libro Nana Vieja nos muestra una historia tierna de la despedida de una abuela que sabe que va a morir, con bonitas ilustraciones y un mensaje sencillo.

Nana Vieja

Lo podéis comprar aquí.

Otros libros cómo ¿Dónde está güelita Queta? que también está en App para leer el cuento en la tableta,  películas como lo que ya os contaba del Rey León que trata el tema de una forma muy clara y directa.

El libro “No es fácil pequeña ardilla” trata sobre la muerte de una madre, “El arbol de los recuerdos” sobre la pérdida de un amigo o el precioso libro Vacío de Anna Llenas que ayuda a entender la perdida y como se puede convivir con ella.

Mi recomendación personal es que tratéis todo el proceso de forma directa y natural, tanto la enfermedad como la muerte, se haga a la criatura partícipe, entienda lo que esté ocurriendo y se respondan a todas sus preguntas. Claro que la niña con todas sus dudas y en plena etapa de los porqués va preguntar cosas y nos hemos tirado muchas tardes hablando con ella, pero ha comprendido lo que ocurre y poco a poco, con más conocimiento y experiencia se formará su propio sistema de creencias y idea respecto a la muerte.

Un +1 o un compartido nos ayuda a seguir escribiendo :)

7 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, como tenemos familiares cercanos fallecidos, se ha hablado de la muerte. También se ha hablado de que los niños crecen haciendose mayores y cuando son mayores van envejeciendo y un día fallecerán.

    Ha habido un poco de sorpresa al saber que todos terminaríamos muriendo y que nos hacemos viejos, pero explicándolo bien terminaron entendiéndolo.

    Nadie es eterno, todos nos moriremos. Unos antes y otros después. La edad no siempre es un indicativo de tener la muerte cerca. Se puede morir a cualquier edad. Pero lo que haremos es vivir el día a día al máximo sin pensar en esto, porque nos llegará cuando nos toque y no tenemos que preocuparnos por ello.

  2. Es un tanto difícil comentar sobre la muerte a los niños. A mi me tocó comentar sobre la muerte a mi hija mayor cuando murió su abuela paterna y no lo quiso entender…pero bueno…

  3. Esto no me lo había planteado nunca. Yo recuerdo que mi primer abuelo murió cuando yo tenía 4 años y coincidió con que mis primos y tíos estaban en casa de vacaciones, por lo que ni siquiera noté la ausencia de mis padres esos días, y para mí aquello era una fiesta constante. También dependerá mucho del vínculo de los niños con esa persona, porque si es alguien al que ven una vez al año, igual ni lo vuelven a echar en falta. ¡Ay, pero si es alguien cercano! No sé yo si tendría mucho arte para afrontarlo.

  4. vayaaa lo siento mucho guapa!!
    un besazo enorme a todos, en especial a ti y a la peque…este sí que es un tema dificil de tratar con los peques porque ya es dificil para nosotros

    a mí me va a costar mucho porque es un tema que incluso a mí me preocupa, como dices de tu peque que tiene miedo (yo soy un poco niña, en muchos aspectos, todavia aysh)

    tal y como tu lo planteas, con naturalidad, es como yo creo que debe tomarse si señor!!

    hace poco leí una frase que me gustó mucho “los abuelos no mueren, solo se hacen invisibles” …porque no los vamos a ver más pero siempre estarán entre nosotros, en nuestro recuerdo, en nuestras historias, incluso cerca cuidando de nosotros

  5. Es un tema que yo me he preguntado mil veces cómo tratar porque Álvaro está ahora todo el día con que se va a morir, que se ha murio…
    Y yo quiero que entienda que es un proceso de no retorno, que entienda qué es la muerte, no se si me explico.
    Hace meses se nos murió un pollito y caí en el error de decirle que se había ido al cielo y el mi pobre miraba para arriba buscándolo.
    Gracias por las recomendaciones. Gran post

  6. Muy de acuerdo con lo que cuentas, Anabel. Os recomiendo otro libro donde de un modo metafórico se trata el tema. Es precioso y las ilustraciones super bonitas. Se llama “La isla del abuelo”, de Benji Davies. El autor tiene otro, “La ballena”, que también nos gusta muchísimo.

  7. Interesante Annabel, fíjate que el otro día contaba en el blog como surgió una conversación con mi rubio sobre este tema que me sorprendió bastante. Él sabe que el abuelo está muerto, pero como no lo ha conocido, creo que no ve la muerte como lo que realmente es, aunque si me está sirviendo para que el entienda que las personas no estamos aquí para siempre.

Deja un comentario