Destete de lactancia prolongada. 3 años.

Lactancia prolongada destete

Hace poco pasó la semana de la lactancia materna, contaba por las redes que habíamos destetado, le faltan seis semanas para cumplir los cuatro años. Si os digo la verdad, no veía el fin de la lactancia y más ya porque se había convertido en demasiado parte de nuestro día a día, y sobretodo de nuestras noches.

Normalmente todos los días se dormía con la teta. Habíamos tenido días que se había dormido en el coche, o en el sofá o hasta con su padre, pero normalmente lo suyo era conmigo y tomando pecho, muchas veces algo simbólico, era engancharse y dormir.

Y así se convirtió en parte fundamental en su rutina. Pipí, dientes, beber algo, leer un cuento, inventar una historia, teta y dormir.

Hasta que ella quiera, pensaba, pero los meses pasaban, los años, y no tenía ninguna intención de dejar de querer. Tampoco pasaría nada, de no ser porque yo sí estaba dejando de querer, o no, o a ratos. Quizá fue el calor, mi frustración mes a mes por noches agotada, pero decidimos que ya era el momento de dejarlo.

Lactancia prolongada destete
La última foto de mi lactancia prolongada antes del destete

Para mi las claves para el destete después de casi cuatro años han sido:

  • Tener claro que era el momento para las dos de dejarlo.
  • Hablarlo mucho con ella desde semanas antes y explicarle que ya mismo la teta se iba a terminar.
  • Elegir un buen momento. En verano, sin obligaciones de despertar, sin yo tener que madrugar para ir al trabajo ni ella para el colegio.
  • Ofrecerle alternativas. No hay teta, pero si quieres puedes quedarte tumbada encima de mami un rato. O si tienes sed te traigo un vaso de leche de avena y te lo tomas aquí conmigo.
  • Estar toda la familia de acuerdo, tanto su padre como ella y yo, e ir en la misma dirección.

Así empezamos, sin prisas. Hay que decir que muchísimas noches la niña ya dormía en su habitación, o la dejaba yo allí después de darle la teta o la dormía en su cama. Seguimos colechando esporádicamente, pero en una cama de 1,35 y teniendo en cuenta que no somos precisamente pequeñas ni ella ni yo, se hacía insostenible.

Mi casa no es pinterest, y su cuarto tampoco. Es una habitación infantil pequeña y la amueblamos cuando nos mudamos aquí estando yo embarazada, el único cambio ha sido quitar el cambiador y poner su cama -fuimos un día a Ikea a elegir una con ella- que es de esas extensibles. Ahora con el tamaño mínimo es perfecta para la habitación, además de robusta y resistente.

Se pasó meses que su cama simplemente era un lugar de relajación, donde ir a ver cuentos juntas, sentarnos a contar historias, y cerca tiene sus cosas favoritas. Luego durmió algunas siestas y ya ha sido estos últimos meses cuando la ha usado para dormir toda la noche.

habitación infantil pequeña

Desde que pusimos su cama siempre hemos hecho mucho énfasis en que es su cama de niña mayor, en la que duerme sola como los mayores, ella está super emocionada con eso de crecer, de hacer cosas sola, así que el destete de la lactancia prolongada ha venido unido a eso, a que es mayor, a que va a dormir sola como una niña grande, a que estamos justo detrás de esa pared y que vamos y venimos para darle besos y estar a su lado.

No se despierta en toda la noche así que esa parte es fácil.

Lo que creo que ha sido clave este verano ha sido que ya no hace siesta, así que llega a la noche con sueño y cansada, nuestra táctica era que se acostara a la hora que ya quería dormir, aunque eso fuera a las doce de la noche, así en vez de estar peleando con ella porque se duerma, estaba tan cansada que le vencía el sueño, y así se acostumbraba a dormirse sin la teta.

Días enteros de playa, piscina, feria, caminatas y juegos. A la hora de dormir al cabo de pocos días ya nos decía sola “tu vete, que yo me duermo como una niña mayor”. Luego todo ha sido cosa de ajustar el horario. Madrugar un poco más, que le entre sueño antes, y hemos llegado a ese momento mágico en el que la dejamos en la cama, totalmente despierta, después de lavar los dientes, el pipí, un vaso de leche, un cuento, una historia y nos vamos. Y se duerme.

Haber estado casi cuatro años tomando pecho no la ha hecho dependiente. Todo lo contrario, se adapta a los cambios, tiene seguridad en sí misma, confianza en nosotros.

Ha habido alguna vez que ha querido “jugar a que es un bebé” y ha hecho como que tomaba teta, pero solo apoyaba la boca, sin mamar, sin hacer intención real.

El destete ha sido fácil, como de algo ya anunciado que iba a suceder, que ella ha entendido que tenía que pasar y no ha puesto pegas. Yo tenía un doble sentimiento y tengo que reconocer que en parte me habría gustado seguir, pero por otro hemos sentido las dos que ha llegado el momento y por supuesto ha ido fenomenal.

Los momentos llegan, las etapas cambian, y a mi nunca deja de sorprenderme su capacidad de adaptación, su madurez y la persona en al que se está convirtiendo.

Un +1 o un compartido nos ayuda a seguir escribiendo :)

11 comentarios

  1. Gracias por compartir. Mi hija tiene tres y después de hablarlo muchos las dos, ella misma dejó de pedir teta para dormir, que era ya la única toma (y durante la noche alguna vez). Me ha sorprendido lo bien que lo ha llevado, pero después de casi un mes, se ha despertado una noche llorando mucho y pidiendo teta. Me gustaría saber si te paso algo parecido y como actúaste. Yo simplemente la abracé y Le decía que ya no había nada, que ya no se podía. Incluso creo que no tiene el reflejo de succión. Después de 10 minutos eternos, se durmió. Me da miedo que pase más veces porque suele dormir todasla noche y quizás por eso no había pedido. No sé, agradezco tu comentario.

  2. Uyy qué suerte! Llevo hablando mucho tiempo con mi niña de dos años y 9 meses y ella no tiene intención de dejar su tetita, no quiero hacerla sufrir y seguimos…pero mamá ya está sintiendo que es la hora, que también está bien sentir cansancio…seguiremos hablando…

  3. Hola te saludo desde El Salvador, en este momento la estoy pasando un poquitin mal ya que mi niña tiene 2años 10 meses y todas las magrugadas quiere su teta y se me complica un mundo irme al trabajo y preparar a su hermana mayor de 5 para irnos al cole. Yo igual dije hasta que ella quiera se la quitare pero no parece tener interes alguno en dejarla. Probare con tus consejos espero lo logre, porque mi corazon de mami tambien no quiere que eso pase! Gracias por compartir tus experiencias.

    Elisa

  4. Es que se ha hecho una niña mayor! divertida y ocurrente ^^

  5. Me alegra que haya ido tan bien.

  6. Ayyy te leo y me emociono. Me pasa como a tí, bueno mejor dicho me pasaba, a veces deseaba que se acabara, pero desde que empezó el cole el año pasado, la teta sigue ahí, pero la verdad es que no me molesta, solo es por la mañana y por la noche, ahora en verano ha estado un poco más a pegado a ella, lógico, todo el día conmigo…Se que tarde o temprano se acabará y me da tanta pena!!!

    Felicidades por vuestro destete tan respetuoso.

    1. ¡Gracias Carol! Cuando llegue vuestro momento, ese será el mejor, también conozco a chicas que siguen dando pecho con cuatro, cinco o seis años y tan felices. Es cierto que yo sobre todo el gran cambio que había notado es que se volvía algo mucho más íntimo, ya no lo hacíamos fuera de casa, salvo en contadísimas ocasiones porque las miradas de la gente cambian…

      Un abrazo grande :)

  7. Te leo y parece tan fácil… En nuestro caso se que no va a ser así. El nunca ve el momento y ahora, con el hermano, menos todavía. Yo estoy agotada y lo peor de todo es que creo que esto va a seguir así mucho tiempo.
    Y por otra parte me pasa como a ti, tengo sentimientos encontrados y no quiero que se acabe… en fin, que cualquiera me entiende…
    Gracias por compartirlo 😉

    1. Uff, es que dando teta a otro pequeño la cosa cambia seguro, sobretodo porque lo ve y eso ya es otra historia!! No te agobies que cuando sea el momento será, y mientras ya sabemso el gran bien que le hacemos :)) <3

  8. Que gran post. Mi hija hizo un destete voluntario al año de edad. De repente dejó de interesarle la teta. Mi hermana, en cambio, le dió hasta los 3 al mayor y a los dos y medio sigue con la peque. Le voy a pasar este post para que tome ideas aunque, de momento, no le veo la mayor intención. Está claro que cada niño es un mundo!

    1. ¡ya ves! Esa es la clave más importante, que cada niño y cada familia son un mundo y que las decisiones a veces las tomamos y a veces las toman ellos por nosotras, pero sea como sea lo hacemos genial :) Un abrazo y muchas gracias por comentar!

Deja un comentario