Las cosas que jamás pensé que podría hacer teniendo un bebé

¡Tener hijos te cambia la vida! Esa es la frase que más escuchaba estando soltera y sin criaturas. Pero no llegas a entender la amplitud de esa frase hasta que los tienes, y ya con el segundo la cosa cambia. Pero no es que se multiplique por dos, es que adquiere unas esferas que no te imaginas. Eso sí, hoy en día, la gran ventaja que tenemos es que con las nuevas tecnologías y con el móvil todo el dia en la mano nos es posible hacer un montón de cosas, que en otros tiempos eran impensables.

Y ya no solo es que puedas usar apps como Amazon Prime para tener la compra del súper, incluída fruta, frescos y pescadería, en una hora en la puerta de tu casa -menos de lo que tardaría si tengo que vestirme yo, a la niña, salir, comprar, cargarlo todo y volver- es que puedes hacerte la fotodepilación en casa o comprarte por nada y menos un kit con lámpara uv para la manicura de Shellac desde la comodidad de tu sofá. Personalmente las dos veces que he intentado ir a hacerme la manicura con la bebé han acabado en desastre, y te das cuenta de que estar diez o quince minutos sin usar las dos manos a la vez es imposible.

Pero al igual que aprendí que era inútil el intentar ir a la fisio con el bebé, o a cualquier otra actividad que implicara el que yo no pudiera disponer a voluntad de una o varias partes de mi cuerpo -que eran casualmente las que la bebé demandaba que tenía que mover- también aprendí que hay otras que se pueden hacer en familia, desde que nace una criatura, como por ejemplo ir de viaje, en coche, avión o tren. Salir a las fiestas del barrio, a conciertos o a cualquier otra actividad. Se puede ir al cine con bebés, de hecho, cuánto más bebés más fácil es que simplemente se pasen las dos horas de película enganchados a la teta, mientras la disfrutas con tu pareja o tu otra hija.

Pero lo más importante de todo, lo que me gustaría decirle a cualquiera que escuchara ese “uff, no vas a tener tiempo de nada” es que es cierto, pasas unos meses, quizá un par de años, en los que puede que lleves las piernas a medio depilar y las uñas mal pintadas, el tinte puesto en casa y pases a planchar solo lo estrictamente imprescindible y necesario (que puede ser absolutamente nada), pero que esos años pasarán. Años que comerás a deshora y dormirás fatal, pero que antes de lo que te esperas tu bebé crecerá, y te acompañará allá donde tengas que ir, te ayudará con la compra, se quedará leyendo un libro o jugando a un juego mientras te haces la manicura, o tal vez se la hará contigo, iréis al cine juntas a ver una película, que compartiréis charlas mientras cocinamos juntas y esos, esos momentos, esos SI serán los momentos que te cambiarán la vida.

 

Un +1 o un compartido nos ayuda a seguir escribiendo :)

3 comentarios

  1. Qué maravillosa reflexión… Increíble lo que puede cambiar la historia. Es genial el punto de vista que nos regalas.

  2. Cuantísima razón. :D Decir sobre el tema manicura… Que por un lado tengo una suerte tremenda de haber encontrado una peluquera esteticien que viene a casa 😝 Y por otro… Creo que te puede gustar lo último que he probado de manicura. ;) Pásate por mi blog y echa un ojo. De momento me lo puso mi esteticien… Pero voy a probar a ponermelas yo sola la próxima, y ver si puedo llevar todo el verano.
    Porque con el esmalte normal… Entre que cuesta dios de ayuda sacar el ratito para ponerlo, y sobre todo ¡Para que se seque! 😂 y que luego dura medio suspiro… Pero esto que he probado… Mola mucho.

  3. Que gran verdad Annabel!! Yo los 20€ del prime de Amazon lo estoy amortizando una barbaridad 😂😂😂. Y eso de planchar … lo justo y dando gracias que la ropa esté guardada en el armario. Cuando eres madre te cambia la vida pero cuando eres bimadre ya ni te cuento 😂😂😂. Pero es lo más bonito del mundo 😍😍

Deja un comentario