Miedos que tengo al segundo parto (por culpa del primero). Mi primer parto en la Teknon

parto en la teknon opinion

Mi blog – como mi hija mayor- tiene casi cinco años, y aun no me había atrevido a hablar de mi parto, también porque muchas de las cosas fueron y permanecieron en una bruma, y no fue hasta pasado el tiempo, que asimilé, aprendí y he podido aceptar que aunque no fue mi parto soñado, la dragona fue más fuerte que todo eso, y la naturaleza, el instinto y su fuerza desde que nació hicieron que las cosas salieran bien.

Así que os voy a contar mi experiencia de parto en la Teknon, me llevaron de Teknogin, y no recomiendo en absoluto ni uno ni otro.

No me había puesto de parto en la semana 41, pero empecé a perder líquido, tontamente era uno de mis mayores miedos, no saber diferenciar si lo que perdía era líquido o no, y así fue, cuando llamé a la matrona aquella noche me dijo que fuera al día siguiente al hospital que lo mirarían. Fui de urgencias ya a media tarde, cuando llegué me tumbaron en una camilla, ropa fuera, bata de hospital, y miró en una tira reactiva, en efecto era líquido, que no sabía cuando tiempo llevaba perdiendo. Y después, sin decir nada, sin preguntar, sin explicar, metió los dedos y me rompió las membranas “para acelerar el parto”, gotero, oxitocina y esperar que la cosa sucediera. Recuerdo que me llevaron a otro sitio, que nadie me explicó, me preguntó, que me vió gente diferente, que estaba dilatada de un centímetro, que me tocaban, medicaban y pasaban de largo.

No me puse de parto durante ese día, no me puse hasta la entrada la madrugada, ya estábamos mi pareja y yo solos e instalados en una habitación, y no fue hasta la mañana siguiente que me bajaron a la sala de dilatación. En todo ese tiempo, con el gotero puesto, sin saber qué o en que dosis me habían medicado, sangrando, incómoda, con contracciones y agotada.

Una vez en la sala de dilatación, desde primera hora de la mañana, con las correas en la barriga, sin poder moverme de la camilla, comer o beber, lo que más recuerdo es la sed, una sed infernal pero solo me decían que no podía beber agua. Me pusieron la epidural, y con tal mala suerte que me la pusieron mal (eso también lo he descubierto luego, nadie se disculpó, dijo que la había puesto mal el catéter o que otra alternativa tenía a los dolores), a mi esas contracciones me dolían horrores, pero no me hacían caso, hasta cuatro veces vino alguien, el anestesiólogo,  y puso algo porque yo le decía que me seguía doliendo, no se si era más dosis, pero yo lo único que notaba es que se me dormía solo una pierna, como si me hubiera hecho efecto únicamente en un lateral del cuerpo, aunque las contracciones seguían doliendo, y yo seguía teniendo sed y quería moverme, cambiar de postura, pero todo ese tiempo estaba tumbada, con las correas a la barriga, el catéter de la epidural, y la vía con el suero y la sed.

Al final dilaté, pasadas las tres del mediodía, como mi ginecólogo estaba de vacaciones otro me atendió el parto, fue entonces cuando me pusieron una droga que si me hizo efecto, tampoco nadie nos explicó que era, y no solo me durmió las dos piernas y totalmente de cintura para abajo, me sumió aún más en una bruma, en un mareo que no me permitía casi ni empujar, el médico dijo que no salía, que tenía que cortar, la matrona estaba tirada encima mío empujando mi barriga, el ginecólogo hizo una episiotomía y la dragona salió. Rápidamente cortaron el cordón, sin esperar ni darnos un segundo, se la llevaron y en unos minutos estaba encima mío. Y yo, agotada, sedienda, dolorida y totalmente drogada, no sabía que había pasado.

Ahí nos quedamos un rato los tres, nadie me dijo que me la pusiera al pecho, yo solo la miraba, al rato vino otra matrona y me preguntó si había mamado, le dije que no y me la coloqué, y ella supo, gracias a dios, mi bebé supo hacerlo todo sola desde el primer momento.

Esa noche yo ya tenía grietas, y la otra matrona, la que hacía horas había estado tirada encima mío empujando mi barriga, me dijo que lo que tenía que hacer era darle un biberón porque tenía que coger fuerzas y que luego mamaría mejor, y ahí pasé la noche, con mi biberón, mi purelan y mi pezonera, mi sangre que se mezclaba con la leche, sin que nadie mirara mi pecho, su boca, la posición, sin que nadie nos ayudara o nos aconsejara. Recuerdo como me dijo que “no hiciera caso de lo que leyera o oyera” que un biberón era lo mejor que le podía dar. Y me sorprendió, precisamente porque yo no había oído ni leído nada, y creo que fue ella la que consiguió el efecto contrario y me hizo ir a ver y leer, y al final acabar totalmente convencida de que tenía que dar el pecho.

Así que ahora, muy cerca ya de afrontar mi segundo parto, lo que más tengo es MIEDO, y quiero pasar el casa todo el tiempo que pueda, mientras pueda caminar, sentarme en la pelota, beber agua, dilatar a mi ritmo. Sin estar atada a unas correas, a un gotero, a una epidural mal puesta. Temo ir al hospital, temo parir, pero sobretodo he aprendido y no voy a dejar tampoco que me hagan “cosas” sin saber que son, o que me mediquen sin saber para qué, y mucho menos que nadie se tire encima mío para empujarme la barriga o me diga como tengo que alimentarla.

Quizá esta vez sea diferente, quizá el miedo me paralice y simplemente me deje hacer, lo único que sé es que cada vez queda menos y, como si fuera primeriza, todas las dudas me asaltan.

¿Se han parecido vuestros segundos partos al primero?

Un +1 o un compartido nos ayuda a seguir escribiendo :)

16 comentarios

  1. […] parto después de una mala experiencia, de una violencia obstétrica. Yo entiendo lo que es vivir el segundo embarazo con miedo, miedo a que repitan situaciones que nunca debiste haber vivido, y en nuestro casos nos planteamos […]

  2. Mi primer parto lo recuerdo de forma traumática y también tenia miedo cuando se acercó la fecha de mi segundo parto. Pero por suerte fue mucho mejor. Ánimo, cada parto es diferente, que la mala experiencia del swfundo no te condicione para vivir la experiencia.

  3. Es una experiencia muy dura y si encima te la hacen peor, el miedo que siempre está ahí, aumenta. Pero confia. Seguro que ésta vez todo sale mejor. También vas más fuerte, más informada y más convencida de todo. Ánimo y a por todas!

  4. […] acerca el momento, estoy de 38 semanas y como os contaba hace poco me vienen todos los miedos al parto. Y si algo me marcó en el primer parto fue que mi epidural no se puso bien, y se lateralizó, se […]

  5. Yo tuve un parto en casa maravilloso. Leo estas cosas y me convenzo más (si se puede) de que hice lo mejor que podía hacer para mi y mi hija ya que yo hubiese acabado exactamente igual que tú. En cambio en casa parí en una hora y media, fue maravilloso, mis comadronas (las mejores profesionales del país) fueron atentas, amorosas, respetuosas… todavía no sé cómo algún día pude albergar ni una sola duda. Si algo puede ir mal, unas comadronas altamente cualificadas lo ven mucho antes de que sea una urgencia y se hace un traslado tranquilamente, así que los partos en casa con personal sanitario son exactamente igual de seguros (en embarazos sanos, claro) que en el hospital. Quien diga lo contrario miente (existen datos fehacientes y muchos países así lo recomiendan).
    Así que si no quieres sufrir estas dudas, busca a unas buenas profesionales. En mi opinión son Néixer a Casa. No conozco a nadie que haya parido con ellas y no repita!
    Decidas lo que decidas, no dejes que nadie se te suba encima, que te corten ni que pincen el cordón al segundo. Es que mira que son desalmados… Y lo de perder líquido… yo estuve una semana perdiendo líquido!
    Suerte!!!

  6. Mi parto fue una mierda. Hice post contándolo. Fue rápido vale, pero todo lo que fue pasando me dejó un trauma. Si volviera a tener un hijo, te aseguro que iban a cambiar muchas muchas cosas. Buscaría hospital donde respetasen más y haría plan de parto para dejarlo lo más cerrado posible todo. Vale que puede que haya que cambiar cosas, pero al menos saberlas de antemano o que me cuenten lo que me van a hacer. Espero de verdad el parto que te mereces. Un besote y mucho mucho ánimo

  7. Madre mía!! Que pesadilla. Yo tuve suerte y me encontré en ambos partos con personal muy amable. Sobre todo en mi primer parto me ayudaron muchísimo con la lactancia materna. El problema fue cuando me dieron el alta y me tocó una pediatra que lo primero que me dijo fue que le diera biberón para que cogiera peso. Ainss cuanta gente incompetente hay en el mundo.

    Seguro que este parto va a ser mil veces mejor que el primero. Cuidate!

  8. Mi parto no moló, no moló nada, no fue bonito ni me sentí bien, nació por cesarea y si me hubieran dejado elegir lo habrían hecho 20 hoaras antes, porque para lo que sirvió… Pero no estoy traumatizada, decidí no darle importancia, no agobiarme, tenía a canijo y ya está. ¿No? Ahora … Pues tendría las mismas dudas que tú, volvería a dejar que los médicos hicieran lo que quisieran, soy una cagada de la vida.

  9. Siento mucho que tu parto haya sido así. Mi parto lo recuerdo como el mejor día de mi vida aunque fue un parto duro también. Sin embargo, aunque tiene rasgos parecidos al tuyo (monitores, no me dejaban beber agua y tuvieron que subirme la dosis de la epidural) lo recuerdo de forma positiva por el trato de todo el equipo, en todo momento me lo fueron explicando todo, lo que hacían, porque… Y me sentí respaldada. También es cierto que algo más a favor es que desde que ingrese hasta que pase mis dos horas de piel con piel con mi bebe estuve en el mismo sitio, mi propio paritorio, lo que hace que estés más cómoda porque sientes ese espacio como tuyo. Estoy concencida de que este segundo parto va a ser mejor y es que, entre otras cosas, ya no eres novata y seguro que vas a estar más activa y tener más papel.

  10. No me extraña que te de miedo, es una experiencia terrible, siento tanto que tuvieras que pasar por algo asi :(

    Te envio toda mi energía positiva y buenos deseos para este próximo <3

  11. El segundo fue diferente, porque no ha sido inducido, y aunque en el primero hubo algunas prácticas que no me gustaron en el segundo no las ha habido y he parido en el mismo hospital, porque lo tengo al lado de casa y me parecía lo más cómodo. El primero fue inducido, este espontáneo. En el primero me tuvieron que romper la bolsa, en ese te me rompió en casa. En el primero la epidural no funcionó, y en el segundo sí (aunque cuando acabaron de colocármela ya estaba completamente dilatada, que eso da para otra historia). En el primero tuve una pequeña episiotomía de 2 puntos y en el segundo ninguno. Pero mal tratada del todo no me he sentido. Si tuviera un tercero ¡volvería al mismo hospital! Lo mejor es que al primer parto nunca tuve miedo, pero al segundo aún menos.

  12. No me extraña que no hayas tenido muchas ganas de contarlo! Eso no es un parto, es una tortura denunciable! Seguro que este tiene que ser mejor, ¡debe serlo! En mi caso, en realidad, fue mejor el primero que el segundo, aunque fue un poco más largo, pero en el segundo me hicieron la maniobra de Hamilton (también sin avisar) y eso precipitó todo, hasta los dolores, por desgracia. Pero vamos, nada comparable a este horror que describes!

  13. ¡¡¡Es para denunciar!!! Dios, qué indignada estoy ahora mismo. Pero, pero… Sólo puedo darte un achuchón muy fuerte y asegurarte que no va a ser igual. Y denuncia, reclama, aunque hayan pasado años… Haz algo, porque hacerlo, te ayudará a superarlo.
    Gracias por escribirlo… (Diossss, quiero matarrr)

  14. Tuviste un mal equipo… Mi madre pario en la teknon hace 25 años y también fue provocado y si le preguntas te dira que excepto por el frio que se lo pasaron muy bien con la matrona y el ginecologo de chachara con ellos y contando chistes…
    Yo pari en el pilar tambien provocado porque perdia liquido, aunque no fue el parto que a dia de hoy me hubiera gustado tener por desconocimiento de muchas cosas, fue un parto rapido solo tres horas desde que me pusieron la oxitocina, y aun llevar correas podia sacarmelas y levantarme, eso si como tu lo de no poder beber lo lleve fatal porque yo bebo mucho ( en mi bolso siempre hay una botella de litro de agua).
    Esta vez seguro que va mucho mejor. Suerte con el segundo parto

  15. Aixxx….yo en este twma twngo dentimientos encontrados. Esta claro que hicieron cosas mal…muy mal…. A veces los medicos y enfermeras se conviertwn en maquinas,hacen las cosas automaticamente sin tener en vuenta a la persona que tiene delante,sus sentimientos,miedos,dudas…..eso no puede ser!!!
    Pero no hay que perder de vista que un parto,la cosa mas natural del mundo, se puede complicsr y mucho….para el bebe y para la madre. Lo he visto con mis ojos y toda precaucion es poca.
    No dejes que esta mala experi3ncia turbie tu parto….pregunta y exige. A veces, si entendemos el porque de las cosas,pq alguien “pierde” un poco de tiempo explicandonos, las cosas se ven de otra forma.

  16. Totalmente diferente el primer parto (bebé de 4,3kg de parto vaginal con Kriskeller después de 20h de rotura de bolsa espontánea en la semana 41) al segundo parto (bebé de 3kg que después de 36h de inducción en la semana 37 por falta de líquido, acabó en cesarea) … Para mi el parto es un trámite, un puro trámite que acaba por dejarme tocar, acariciar, oler al amor de mi vida. Sé que hay partos traumáticos, en mi caso no fue así en ninguno de los dos) y mujeres que acaban muy tocadas después de su parto pero yo creo que lo mejor es afrontarlo cuando llegue: por mucho que planees, que te imagines como será, que planifiques … luego llega la naturaleza y es la que decide y las cosas pueden ser muy diferentes. Yo creo que lo principal es la confianza que tengas en el equipo que te atiende (para mi eso es básico) … ya verás como, llegado el momento, vas a saber reaccionar perfectamente y más ahora que ya tienes la experiencia de la Dragona!!!! Besooooooooos!!!!

Deja un comentario