Mujeres emprendedoras: Leticia de quierounabuelo.es

Me hace mucha ilusión empezar por fin esta sección, ya con mi primera hija se me pasó por la cabeza emprender, con la segunda no me lo quito de la cabeza, pero siempre hay algo que tira para atrás. El miedo, el tiempo, los recursos, el dinero… Así que para mi son muy admirables las mujeres que lo han hecho, y que además tienen proyectos preciosos por delante.

Quiero aprovechar mi blog para darles visibilidad, para intentar ayudar a esas mujeres que -como yo haré algún día- se han embarcado en la aventura de sacar adelante proyectos personales, más aún siendo madres, con todas las dificultades de conciliación que eso representa.

Esta sección funcionará con un post los viernes cada dos semanas, si eres mujer, seas o no madre, y quieres contar tu historia, escríbeme a emprendedoras@lanavedelbebe.com para que nos conozcamos y te cuento lo que necesito (poco más que texto y fotos).

Hoy os presento a Leticia, y su proyecto Quiero Un Abuelo. La podéis seguir en:

FB: https://www.facebook.com/quierounabuelo.es/

Twitter: https://twitter.com/QuieroUnAbuelo

web: www.quierounabuelo.es

¡Os dejo que ella os cuente más! Gracias Leticia por ayudar a que haya más amor y cariño para peques y mayores en el mundo.


Me llamo Leticia y soy licenciada en Administración y Dirección de Empresas. Os cuento un poco mi historia: Con 30 años tenía una prometedora carrera en el mundo de la auditoría de cuentas en Madrid, trabajando para una gran firma internacional. Entonces me enamoré de un gallego y por temas laborales nos mudamos a Galicia. Yo seguía trabajando con la misma empresa pero al quedarme embarazada algo cambió en mi cabeza. Dejé de estar dispuesta a trabajar 12 horas al día, dejé de estar dispuesta a no descansar los fines de semana, dejé de estar dispuesta a viajar continuamente, en definitiva dejé de estar dispuesta a seguir llevando esa vida. Ahora mi estrés ya no era sólo mío y también le afectaba a la criatura que llevaba dentro, así que decidí echar el freno.

En la empresa no lo entendieron, así que tras un periodo de excedencia decidí que lo mejor era dejar ese trabajo y dedicarme a mi familia por un tiempo limitado. Lo tenía todo planeado, nacería mi primera hija, al poco me volvería a quedar embarazada y después ya estaría lista para reincorporarme al mercado laboral con mis deberes maternales hechos.

¡Qué engañada estaba! Una vez que te descuelgas del mercado laboral no hay forma de volver ni siquiera a la mitad de lo que habías conseguido con anterioridad. Por lo menos es la experiencia que tuve. Tras mi segunda hija me planteé actualizar mis conocimientos mediante un master en Dirección Económica y Financiera, me pareció que sería la mejor forma de volver al mercado. Tras concluirlo, comencé a valorar las ofertas que había en el mercado… por supuesto eran todas “full time” y el sueldo no llegaba ni a la mitad de lo que cobraba hacía apenas 4 años. ¡Me parecía escandaloso! Como si en vez de haber ganado la habilidad de estar en mil sitios a la vez, con 50 listas de cosas pendientes en la cabeza, sin apenas dormir dos horas seguidas y estando sonriente a todas horas para las pequeñas… me hubiera restado mérito.

Con las mismas, descarté la idea de separarme de mis hijas durante tantas horas para que al final fueran educadas por una persona que se llevara todo el sueldo que yo iba a ganar… No me pareció lógico.

Comencé a estudiar otras alternativas laborales. Me empollé todas las franquicias. Hice estudios de mercado sobre muchas ideas. Por fin tenía claro algo, quería emprender algo aunque no tenía claro qué.

Pensé en mi día a día y en qué echaba yo en falta como madre. Parques de bolas, ideas de ocio infantil, actividades extraescolares, centros educativos novedosos… barajé todas las opciones. Pero lo que más echaba de menos era tener a mi madre cerca. Que viera a sus nietas crecer y que ellas disfrutaran de ella como yo había tenido la suerte de disfrutar de mi abuela.

Así nació Quiero Un Abuelo. La idea me ayudaron a pulirla en un Espacio Coworking de la Escuela de Organización Industrial. Gracias a ellos en tres meses tenía plan de negocio que me sirvió para orientar los primeros pasos. Me hice autodidacta y desde un rincón de mi casa aprendí a hacer mi propia web en la que se basaría el proyecto.

Quiero Un Abuelo es una plataforma web donde pongo en contacto a personas mayores que quieran ejercer de abuelos/as con familias cuyos hijos no tienen a sus abuelos o abuelas cerca.

La idea es sencilla: hay muchos mayores solos y que por diversas causas no tienen posibilidad de ser abuelos o abuelas y les encantaría la idea. Por otros lado, hay muchos niños que no pueden disfrutar de ese cariño tan especial que ofrecen los abuelos/as. Sólo hay que ponerlos en contacto con algunos criterios para que surja esa relación tan mágica entre distintas generaciones.

Estoy encantada de la acogida que la idea está teniendo. Me está dando la oportunidad de conocer a personas maravillosas con el corazón lleno de cariño para ofrecer a los demás. Personas que creen en las relaciones humanas y que para que exista cariño y afecto no es necesario un lazo sanguíneo, si no respeto y comprensión.

Los medios de comunicación también se han hecho eco de mi iniciativa y me están ayudando mucho en la difusión de la misma. Por ejemplo Informativos Antena 3 o Informativos Telecinco han hablado de Quiero Un Abuelo.

¿Cómo es mi día a día ahora? Trabajo todo el día en casa con mi ordenador. Por las mañanas es más sencillo y me cunde bastante pues las peques están en el colegio pero por las tardes la cosa se complica un poco y depende de cómo tengamos el día puedo aprovechar más o menos. Pero me satisface poder estar activa laboralmente sin perderme la infancia de mis hijas. Mientras yo tecleo, las oigo jugar, leer, discutir, cantar… felices y contentas. Son muy buenas y entienden que mamá está trabajando y que no puede estar todo el tiempo con ellas aunque saben que estoy aquí. Ahora es toda una fiesta si puedo estar una tarde entera con ellas y ellas lo disfrutan muchísimo.

Estoy contenta con la decisión que tomé en su momento de emprender en algo que me apasiona y que fuera compatible con poder estar cerca de mi familia. Sólo falta seguir trabajando para que sea rentable económicamente y ya será la felicidad completa!

Animo a todas las mujeres (¡y hombres!) que sientan que el mercado laboral estándar no está pensado para conciliar que se replanteen su vida pues los hijos sólo son niños una vez.

Un +1 o un compartido nos ayuda a seguir escribiendo :)

2 comentarios

  1. Conocía el proyecto y la verdad es que me encanta. Es una iniciativa estupenda y muy original. Te deseo lo mejor y enhorabuena por tu valentía.

  2. Que proyecto tan interesante, gracias por darlo a conocer.

Deja un comentario