Nuestra experiencia en grupos de crianza y escoletas en Barcelona

Este es el cuarto año que estamos en un grupo de crianza en Barcelona, ahora se les llama escoletas o espacios de acompañamiento, huyen de la palabra Guardería, porque son todo lo contrario al concepto de “guardar” o “aparcar” criaturas.

¿Qué es un grupo de crianza o una Escoleta?

Pues son la alternativa a las “escoles bressol” del ayuntamiento o a las guarderías privadas para primera infancia. Normalmente son grupos autogestionados, cooperativas o associaciones que ofrecen con ratios mucho más pequeñas y educaciones alternativas el acompañamiento a criaturas de 0-3 años (algunos incluso hasta los 6 años).

Las escuelas del ayuntamiento o centro de educación infantil de primer ciclo se rigen por unas normas muy estrictas, tanto a nivel de espacio como a titulaciones de las personas que trabajan ahí o planes de emergencia y en relación a la manipulación de los alimentos.

Los grupos de crianza o escoletas alternativas, al igual que las guarderías privadas, no están sujetas a ninguna normativa establecida por Consellería de Educación y las decisiones se toman por una junta previamente designada o de forma asamblearia entre todos los socios.

¿Qué tipo de metodología usa un grupo de crianza?

Dependerá del estilo que tenga, pero normalmente podemos encontrar inspiración Waldorf o Montessori, también se caracterizan por hacer adaptaciones progresivas y ratios más pequeñas. 1 adulta cada 4-6 criaturas en vez de 1/8 o 1/13.

Lo mejor es conocer el espacio y a las personas que allí trabajan porque será su forma personal de llevar le grupo lo que dicte la metodología. En el de la mayor la educadora estaba formada en Montessori y ahora con la pequeña son dos chicas que siguen Waldorf y método Pickler.

¿Cómo encuentro un grupo de crianza o Escoleta?

Este tipo de alternativas como mejor funcionan en con el boca a boca, si conoces alguna en tu barrio, acercarte y preguntar, y si no hay algunos portales que tienen información, como LUDUS a nivel nacional o la XELL (Xarxa d’Educació Lliure) a nivel de Catalunya.

Las épocas de inscripción además son diferentes a la oficiales, algunos son selectivos con que las familias también encajen en el proyecto (por edad o ideología) y otros las inscripciones se hacen por orden de llegada, quien paga y reserva plaza primero.

Con mi hija mayor también teníamos que tener disponibilidad para estar un día a la semana en el espacio ayudando a las educadoras (sobretodo con las horas de comida) o para acompañar a la hora de hacer salidas al parque o actividades fuera.

¿Qué implicaciones tienen las familias en un grupo de crianza?

Hay que pensar que los grupos de crianza se han formado por un grupo de familias con unas necesidades particulares que han llegado a unos acuerdos y soluciones personales, así que en algunos cada familia tendrá que llevar su comida y otros se organizan entre todas las familias por ejemplo para cocinar un día cada una.

Al principio lo de cocinar para 12 peques y 2 adultas puede dar un poco de respeto, pero es algo que se coge rápido y además se aprenden platos nuevos y menús alternativos.

También hay que tener disponibilidad para reuniones o para cubrir imprevistos, y lo más complicado, como en toda asociación, y más cuando se habla de crianza, es encontrar puntos comunes o ponerse de acuerdo en cuestiones específicas, pero también es más fácil aquí encontrar gente afín a un estilo de crianza y colaborativos para pensar en el beneficio del grupo y el bienestar de las criaturas.

Los horarios son más reducidos, normalmente de 9-15, aunque las familias se pueden organizar para cubrir los horarios de antes o después si es necesario. También las entradas y las salidas, en los dos proyectos que yo he estado una de las cosas que más me gustan es que se les puede llevar y recoger, dentro de ese horario, cuando quiera, igual que permanecer en el espacio tanto tiempo como crea que las niñas necesitan.

¿Qué desventajas tiene un grupo de crianza?

Pues no todo es tan fácil como parece, como cualquier cosa alternativa tiene sus desventajas. Puede haber problemas con el local, nosotras incluso en el primer proyecto tuvimos denuncias y quejas de las vecinas por el ruido. También en estos espacios puedes encontrar gente con posturas muy radicales (y peligrosas) como anti-vacunas.

El precio es también elevado, teniendo en cuenta que entre las familias tienen que hacerse cargo de alquiler de local y sueldo de las personas que acompañan a las criaturas, normalmente con ratios pequeñas, puede salir la mensualidad entre 350-450 euros (más comida).

¿Y después del grupo de crianza?

Con mi mayor, todo y que el grupo seguía funcionando, nos fuimos para matricularla en P3, por lo menos en Barcelona ciudad hay un problema para luego poder elegir escuela, ya que los grupos se llenan en P3 y la oferta de plazas de P4-P5 o 1º (cuando ya es obligatoria la enseñanza reglada) es inexistente o depende de si se vacía una plaza, así que no quería arriesgar.

Con la peque haremos lo mismo, haremos la marticula en P3 el año que viene, y estos años que han podido ser más a su ritmo yo los agradezco mucho.

La escolarización de 0-3 es algo muy personal, a veces lo que se necesita hacer, lo que se quiere hacer y lo que se puede hacer son cosas muy diferentes. Puede que no hayan alternativas en el barrio, que no nos las podamos permitir o que los horario laborales sean incompatibles con este tipo de proyectos. Hay también otras opciones como madres de día o optar por plazas públicas, al final, por desgracia, cada familia concilia como puede más que como quiere.

Un +1 o un compartido nos ayuda a seguir escribiendo :)

Deja un comentario