Primeros juegos de mesa desde 2 años

Como jugadora y enamorada de los juegos de mesa, el poder jugar con las niñas a ellos ha sido algo que siempre me ha hecho especial ilusión, ya con la mayor, allá en 2014 empezamos con el Frutal y fue todo un éxito, que nos llevó a descubrir grandes maravillas en juegos educativos de Haba, Devir, Djeco, de tablero, cartas, figuas o fichas, todo le gustaba y pronto aprendió además a crear sus propios juegos y hacer modificaciones a las normas.

Aunque no todo fue maravilloso, también aprendimos sobre la frustración (mucho), el perder, el colaborar, y ha habido juegos que todo y que a mi me parecian preciosos ella no quería ni verlos, así que voy a iros contando nuestra experiencia ¡ahora ya con cuatro jugadoras!

En las vacaciones siempre llevamos juegos de mesa, y una actividad que no falla es ir a la tienda friki del barrio a comprar uno o dos (o tres o cuatro) para jugar con los primos. Con edades desde los casi dos de mi peque a diez años de los primos mayores, el abanico de posibilidades es enorme, y se lo pasan genial.

Os recomiendo mirar blogs dedicados a los juegos de mesa o sobretodo tiendas especializadas como MINIKIDZ donde las selecciones están realizadas basadas en la experiencia, los valores, el desarrollo y el aspecto pedagógico de los mismos.

Si estás pensando en empezar con sus primeros juegos de mesa os traigo dos propuestas sencillas, económicas y divertidas para poder jugar desde los dos años y en familia.

ROLL & PLAY

Sencillamente precioso, un dado de tela blandito y suave, grande, y un set de 48 cartas, divididas en 6 categorias, una por cada color,que animarán a las criaturas a expresar sus emociones, contar, señalar partes del cuerpo, buscar colores, hacer sonidos de animales o realizar acciones sencillas. El dado además tiene un bolsillo oculto que permite guardar la caja con las tarjetas cuando no se estén usando.

Una propuesta que nos lleva a jugar en familia, empezando alrededor de los dos años, aunque esté recomendado desde los 18 meses os tengo que decir que personalmente lo veo una estimación muy optiminsta, pero cada criatura es un mundo y vosotros sabréis mejor que nadie cuando vuestro peque está preparado para jugar.

Al principio es ideal que puedan coger el dado, tirarlo, y decir todos juntos el color, nos irá genial para esas primeras palabras, podemos trabajar los turnos con secuencias de dar-tirar-decir color-pasar al siguiente y más adelante introducir las tarjetas.

Cerca de los dos años pueden ya relacionar el color que sale con la tarjeta del mismo color, la peque lo hace y tienen casi 22 meses, y aquí siempre con la ayuda de un adulto -o la hermana mayor en nuestro caso- leer la tarjeta y hacer la acción. Podéis jugar a que la persona que tira el dado hace la acción, o que elige quien la hace, o que lo hacéis todos, o hasta para implicar a hermanos mas mayores inventar reglas nuevas como por ejemplo cuando sale un animal o una emoción la persona coge la tarjeta y los demás tienen que adivinar lo que le ha tocado.

El juego en si no tiene un final, podéis hacer una ronda entera hasta que se termine un color de tarjetas, dejarlo cuando veais que los más peques empiezan a cansarse y perder la atención, o que cada uno apueste por un color y a ver quien acierta el primero que se termina. Dependerá de las edades que os encontréis.

Personalmente creo que es ideal entre los 2-4 años y que sigue siendo muy divertido hasta los 6-7, muy interesante para introducir a hermanos pequeños en los juegos de mesa y jugar en familia.

Fomentará el lenguaje, entrenará la psicomotricidad fina (tarjetas) y la gruesa (dado), ayudará a la expresión con las emociones, a la atención con los colores y sin duda es una actividad que funciona muy bien en grupo.

El precio es de 26 euros y lo podéis comprar en este enlace.

EL OSITO HAMBRIENTO

Este juego nos ha enamorado, ya no solo como juego de mesa, pero como juguete de juego libre, con el que la peque juega a alimentar al osito ¡con los dramas que tenemos con la comida a ver si así se anima y un día se deja alimentar ella!

La caja contiene el osito en carton , con una gorra (que es la pieza que va a aguantar al osito abierto encima de la caja), un dado de madera grande, la cuchara, el plato y las comidas en formas de piezas con colores. Las piezas de cartón duro tienen la forma perfecta para que las pueda manejar con la mano, y tanto con la cuchara de cartón como con la mano se pueden introducir por una ranura muy grande que hace de boca. Todo y que requiere una cierta habilidad no es nada frustrante y se divierte un montón haciéndolo.

Aquí también al jugar con una peque de 22 meses y otra de 5 años podemos adaptar las reglas. La mayor lo tienen que hacer con la cuchara, usando solo una mano, con las piezas del revés y recordar dónde está cada una o hasta alimentar al osito ¡con los ojos cerrados!

Lo primero que hizo la peque al abrir el juego fue empezar a alimentarlo, pueden jugar libremente, o irle ayudando pidiendole alimentos concretos o colores para que coja y alimente al osito. Luego recuperar las piezas de la caja y volver a empezar. No os hacéis a la idea del rato en bucle que se puede pasar con eso.

Como juego dirigido, cuando nos ponemos su hermana o nosotros con ella el juego es muy sencillo. Tiene una opción colaborativa, en la que entre todos tenemos que alimentar al osito, otra competitiva e incluso se puede jugar tipo “memory” dándole la vuelta a las piezas de comida.

Nos ayuda con la psicomotricidad fina, el lenguaje -nombrando los alimentos y los colores- y el desarrollo de la imaginación y juego simbólico.

En Minikidz veréis un montón de juegos de HABA indicados desde los dos años, este en concreto lo podéis encontrar aquí por tan solo 12,95€  y os lo recomiendo personalmente.

Ahora que se acercan las vacaciones tener una pequeña ludoteca para jugar en cada o portatil nos va a ayudar un montón a llenar las horas de actividades divertidas que poder hacer todas juntas. ¿Qué os parecen?

 

Un +1 o un compartido nos ayuda a seguir escribiendo :)

Deja un comentario