Problemas en el sueño I – Solo se duerme a la teta

V es increíble, tiene dos años y medio, como todas nuestras criaturas, es una niña feliz, juega, canta, comparte, ríe, tiene paciencia, come maravillosamente, se le pasan muy rápido los enfados… pero no todo podía ser perfecto, y su punto débil es el sueño.

Os voy a contar como  hemos pasado de que solo se duerme a la teta, conmigo, pasadas las doce de la noche y agotadas la dos, a que me da un beso, se va a dormir, se sube a su cama y se duerme sola, con su padre al lado.

Es un bebé que duerme poco. Nos ha costado asumirlo, pero es así. Aunque eso sí, cuando duerme, duerme. Y eso creo que ha influido siempre en que necesite menos horas, porque desde muy pronto fueron del tirón.

Tenemos el pack completo de apego, colecho y teta. Todo y que más de una persona me recomendara Estivill “porque le estoy creando un problema” o “porque tiene que adaptarse a mis horarios“, decidimos que eramos nosotros los que teníamos que adaptarnos y ella tenía sus propios ritmos. También decir que a mi personalmente el famoso libro de Rosa Jové no me ayudó mucho. Se me hizo muy pesado, con muchos datos genéricos y esa parte teórica de que el sueño es un proceso madurativo ya la sabíamos.

Ahora tiene dos años y medio, puedo contar con los dedos de la mano los días que se ha dormido antes de las once de la noche desde que nació, normalmente son pasadas las doce. Se despierta sobre las 9, con 60-90 minutos de siesta.

Miráramos la tabla que miráramos, y habláramos con quien habláramos. Ella siempre duerme menos. Aunque sí es cierto que mucha gente cree que estas tablas no deberían ni mirarse, que reflejan una media pero que que cada individuo tiene sus necesidades y no se debe estandarizar en una tabla genérica para todos los bebés.

Sí es cierto que durante el día ella está bien, cuando hemos intentado por ejemplo quitarle la siesta, se le nota sobre las seis o las siete la falta de sueño y que a esa hora se queda frita sola a la que se sienta, si no ha hecho siesta durante la cena se enfada por todo, y casi no come, lo que viene a ser estar muerta de sueño. Además, lo peor si hacíamos eso y caía rendida a las ocho o las nueve era que luego a las once o doce de la noche de repente se despertaba, y con toda la energía del mundo…

También es cierto, que mirando características de bebés de alta demanda, todo y que el término y el concepto no me gustan demasiado, he visto que es “normal” que hay criaturas que duermen menos, necesiten más y que no es un fallo de las familias que los hemos mal acostumbrado.

Desde que nació era de dormir solo a la teta, solo conmigo. A veces tardaba quince minutos, a veces una hora y media. Una teta, la otra, nunca quiso chupete pronto empezamos con el colecho que nos facilitó mucho la vida, antes del año yo ya dormía del tirón, con el “self service” de lactancia a mano, a veces se despertaba, mamaba y volvía a dormir sin que prácticamente yo ni me enterara. Pusimos una cuna de colecho a la misma altura del colchón para ganar algo de espacio, porque no cabíamos en la cama. Y dormíamos ella, yo al lado, y mi pareja al otro lado.

Sobre el año y poco empezamos a usar “el método padre”

  • Antes de dormirla le daba el pecho, cuando empezaba a cambiar de una teta a la otra y a no dormirse, avisaba al padre, que le traía un biberón. A veces era bebida de avena, de almendras, de kamut, de arroz, de avellanas… pero casi nunca lácteos, eso seguía tomándolo de otras formas de todos modos. No sé si es que era invierno y una bebida calentita le apetecía, o que realmente tenía más hambre, pero se ha acostumbrado a ese “extra” nocturno y eso no ha interferido para nada en mi lactancia.
  • Cuando terminaba el biberón, volvía a la teta y se dormía ahí, entonces la pasábamos a su cuna, pero con el padre de por medio. La distribución era ella a un lado, y mi pareja entre la niña y yo. Eso redujo muchísimo las tomas nocturnas -que ya estaban disminuyendo de todos modos-, hasta que las eliminó completamente.
  • Hace cosa de un mes empezamos a que yo no aparecía por la habitación, le daba tal vez el pecho en el salón si lo pedía, pero luego me despedía de ella, el padre la llevaba a la cama, le daba un biberón y la dormía allí. Tuvimos unos cuantos intentos fallidos, en los que me llamó insistentemente y yo -y la teta- acabábamos apareciendo. Pero luego me iba y la volvía a dejar, feliz, con su padre. Se adormecía mucho conmigo y él ya la tenía solo que poner en la cuna, pero yo me iba. Eso sí, lo hicimos todo tarde, cuando ella tenía sueño, sin forzarla a dormir. Aunque eso fueran las doce de la noche.
  • A los pocos días dejó de llamarme, el padre le daba un biberón, un poco de masaje en la cara y la dormía en su cuna. Los primeros días tal vez fueron algo menos de una hora. Ahora ya se duermen juntos en cada vez menos tiempo. Sigue siendo tarde, porque pasan muchas veces de las once noche. Ahora estamos trabajando en la segunda parte, que es adelantar todo eso un poco.

No os voy a decir que yo acudía corriendo a la primera llamada, también he aprendido a confiar en que ella se consuela con el padre y que no depende únicamente de mi. Y oye, es todo un descanso que no se duerma solo conmigo. Nunca llegó a llorar, solo a llamarme, y ha sido mucho más fácil de lo que pensábamos.

Hay días que le cuesta más o le cuesta menos, pero ya sabe que yo no voy, me da las buenas noches, un  beso, un abrazo, a veces me dice “a dormir con papá y mamá” pero yo le explico que se va a dormir con papá y que yo voy luego, y se queda tan pancha. Me da un beso y me dice adiós.

Ha ayudado mucho que ella ya es mayor, entiende, y que sabe de sobras que yo estoy ahí de todos modos. Y que ha sido una adaptación a su ritmo, donde ella ha marcado cuando estaba preparada y ha hecho su destete nocturno, donde hemos vuelto hacia atrás si ha hecho falta y ha vuelto a pasar noches enteras a mi lado cuando lo pedía.

Si tuviera que dar un consejo, las cosas que a nosotras más nos han funcionado han sido;

  • Despertarla temprano cada mañana sobre la misma hora
  • Que la siesta nunca fueran más de 60-90 minutos ni pasara de las tres o tres y media
  • Mantener una rutina que ella reconozca los pasos que se están dando antes de ir a dormir
  • No desesperarnos, hay noches mejores y noches peores
  • Tener un objetivo cada vez. Dormir del tirón, dormirse lejos de mi físicamente, destetar de noche, dormirse con el padre, dormirse más temprano. Uno a la vez, no vamos a poder cambiarlo todo de golpe

Cada criatura tiene un ritmo y unas necesidades, y puede haber quien necesite 10 horas de sueño a la noche, y quien -por suerte o desgracia- con 8 esté llena de energía…

¿Y vuestros peques? ¿Cuántas horas duermen? A ver si resulta que lo nuestro no es tan raro como creía…

Este fin de semana nos hemos echado la manta a la cabeza y le hemos comprado su cama en la habitación. De momento le gusta, salta en ella y pronto empezaremos a ver si le apetece hacer el traslado :)

Un +1 o un compartido nos ayuda a seguir escribiendo :)

10 comentarios

  1. pues mi peque se duerme a la teta también… tiene ahora un año y se suele dormir sobre las 21. él siempre ha dormido despertándose muchísimas veces (agotador) ppero por suerte parece que ahora se despierta alguna vez menos…

  2. Mi niña tbm es de echarse poca siesta y aguantar más por la noche, pero tampoco he sido capaz de que se durmiera sola en la cuna, siempre en brazos y la echo o en la teta… y todo el mundo me dice que la estoy mal acostumbrando.

  3. Cada vez me sorprende mas la facilidad q tenemos los padres de ver “dificultades” o “puntos débiles ” en nuestros hijos!! Me he puesto a leer el post pensando q me iba a encontrar algo extrańo y solo te puedo decir q con mi hijo de dos años y 10meses hemos seguido exactamente el mismo proceso y estamos en el mismo punto a día de hoy . Y me he sentido totalmente identificada con todas las descripciones ( ej.de irritabilidad en la cena si no hace la siesta o dormirse sobre las 18h pero de momento no aguantar bien el día sin hacer la siesta), también c todos los consejos….. en fin todo todo igual! Sin embargo Con la gran diferencia de que nosotros nunca hemos descrito este proceso c el sueńo como un punto débil !!
    Sí un tema q requiere esfuerzo por nuestra parte, que estamos deseando llegar a la etapa de mucho mayor autonomía , (pero en este tema como con el resto) Pero sabiendo y sintiendo q son los procesos normales, q nuestro hijo no tiene ningún “punto débil ” y por tanto no describiéndolo así ni delante de él ni con nuestros amigos/familiares. Por eso mi único consejo es q cambies este punto de vista y actitud ante el tema.
    Saludos!

    1. Muy de acuerdo. No me parece un problema del sueño dormirse con la teta o no dormirse sola.

    2. Muy de acuerdo. No me parece un problema del sueño dormirse con la teta o no dormirse sola.

  4. Mi bichilla es un caos para el tema del sueño. Ayer se despertó a las 7 de la maña, así es que hizo 2 siestas de 2 horas cada una durante el día. Claro, luego hasta medianoche no se durmió. Hoy se ha despertado a las 10:30 y tiene pinta de que como pueda no hará ninguna siesta ¡me tiene loca! A mí el libro de Rosa Jové sí me gustó para darme tranquilidad, pero en tu post he visto más de una idea que creo que me va a ayudar a empezar aponer algunas rutinas en este terreno.

  5. Te iba a dejar un comentario al respecto, pero viendo que me está quedando muy largo y da para un post. SI consigo arreglar el pc (que ha muerto gracias a una actualización ¬¬) lo publico hoy :)
    Pero vamos, que me da que tu peque es como todos (o como la mía XD) y las “raras” son las estadísticas!!

  6. Cuestión de madres dice: Responder

    Yo tengo uno de cada… mi mayor es una marmota y necesitaba un supersiesta y siempre se ha ido a dormir pronto (antes de las 22h ya había caído) y la pequeña, que la siesta la dejó a los 18 meses y se duerme siempre después que su hermano, necesita menos horas. Al final hemos optado por dejarles que se duerman en el salón y luego cada uno a su cama y… puedo decir que después de 6 años ya duermo la noche completa… paciencia y respetar sus ritmos es lo mejor.. un besazo

  7. Pues en mi casa estamos igual. Minififi duerme mucho, muchas horas, pero ahora se despierta a media noche y hay que llevarla a la “cama grande” sí o sí porque dice que tiene miedo. Siempre, desde que nació, con teta y sin ella, ha dormido toda la noche del tirón en su cuna, pero ahora no hay manera. eso si, es meterla en mi cama y se queda frita en segundos. Y ahí se queda toda la noche… En fin, son etapas, como bien dices, cada uno lleva su ritmo en cada momento. Besicos

  8. Si es como Teo, a él le encantó su cama desde el principio, pero prepárate para dormir con él más de una noche y de dos :) Al principio nosotras nos lo llevábamos a nuestra cama cuando se despertaba de noche (porque lo pedía), pero hemos visto que no le va bien, se desvela y duerme peor. Así que ahora si se despierta me voy con él y me estiro a su lado, y si por lo que sea veo que está nerviosito me quedo ahí con él. Y ya no pide nunca ir “a la cama grande” :)

Deja un comentario