las 10 dudas más comunes sobre Mochilas Portabebés

Mochilas Portabebés Con mi peque de pocas semanas empecé a tener dolores en las manos, sufría de tendinitis y me era imposible cogerla o levantarla, durante meses el fular elástico fue mi salvación, luego el fular de anillas, de ahí nos pasamos a las mochilas portabebés, al tonga, al meitai y ahora con más de tres años seguimos con una toddler.

El poder llevar a la niña encima fue mi salvación. No le gustaba nada el carro y tengo que reconocer que a mi tampoco, me parecía incomodo para ir por la calle, y sobretodo en transporte público.

Así que cuando Eva Gracia es co-fundadora junto a su marido de Kangarunga, la única tienda española especializada en mochilas portabebés ergonómicas me propuso escribir un post en mi blog sobe las dudas que tienen las familias al pensar en portear, me encantó la idea.

Si tenéis alguna pregunta que no está contemplada ¡No dudéis en comentar!

1.- ¿Qué debo tener en cuenta a la hora de elegir una mochila portabebés?

Lo principal es asegurarte de que la mochila que escojas sea ergonómica, es decir, que se adapte perfectamente tanto al bebé como al porteador. En pocas palabras:

  • La mochila debe permitir un buen ajuste a todo tipo de porteadores para resultar cómoda y no sobrecargar ninguna parte de la espalda.
  • Y debe permitir al bebé viajar en posición fisológica, es decir, respetando la curvatura natural de su espalda y sentado sobre su culete, con las piernas abiertas y flexionadas, con sus rodillas ligeramente más elevadas que su pompis. Esto es lo que coloquialmente llamamos posición de ranita.

Una vez asegurada la ergonomía, es importante que tengamos en cuenta la edad y la complexión del bebé así como su desarrollo físico y psicomotor. El soporte siempre será importante cuando porteemos, pero cuanto más pequeño sea más debemos valorarlo. Si vamos a portear a un recién nacido, nos decantaremos por las mochilas más adaptables, a ser posible evitando los reductores o adaptadores que llevan algunas mochilas más grandes.

Por último valoraremos los detalles: tejido, ligereza de la mochila, facilidad de plegado, que lleve algún bolsillo, que la capucha se pueda quitar… Incluso la estética, ya que la mochila es un elemento que nos va a cubrir bastante, hoy día hay muchísimas opciones en el mercado para que podamos elegir una mochila que nos guste llevar puesta cuantas horas haga falta y combine con nuestro estilo.

2.- ¿Por qué no todas las mochilas portabebés son buenas?

Por desgracia, en el mercado existen muchas mochilas que no se adaptan bien ni al bebé ni al que lo lleva. Estas mochilas son incómodas y perjudiciales tanto para el niño como para el porteador ya que la postura es artificial y tanto bebé como porteador son los que deben adaptarse al portabebés, cuando lo deseable es que la mochila sea la que se adapte a las personas (como consiguen las mochilas ergonómicas).

Dado que algunas marcas están usando en los últimos años la palabra ergonomía sin haber mejorado sus productos para realmente poder ofrecerla. Lo ideal es recurrir siempre a establecimientos especializados en porteo seguro y que no comercializan mochilas que no sean ergonómicas. Precisamente lo que nos movió a fundar Kangarunga fue ofrecer a los padres como nosotros la más amplia selección de mochilas ergonómicas del país, garantizando que todas ellas cumplen los más altos estándares de comodidad, calidad y seguridad de uso; un sitio donde poder confiar en el asesoramiento tanto antes como después de la compra, durante toda la etapa de porteo.

3.- ¿Puedo usar una mochila portabebés desde el nacimiento de mi bebé?

Por supuesto que sí.

Todavía se sigue leyendo en foros y grupos que las mochilas portabebés no son para recién nacidos. Esta afirmación podía tener cierto sentido hace muchos años, cuando existían pocas opciones de mochilas ergonómicas en el mercado y las que existían eran mochilas diseñadas idealmente para bebés de más de 6 meses, con sistemas de reducción o adaptación que hacían que no fueran la mejor opción de portabebés ergonómico desde el nacimiento.

Sin embargo, hoy día existe una cada vez más variada oferta de mochilas ergonómicas con una excelente adaptabilidad al bebé sin necesidad de reductores o adaptadores, que nos permiten llevar al bebé con total comodidad y cuidando su salud postural. En este grupo tenemos, por ejemplo, las mochilas Caboo, la Buzzidil Babysize, la Kokadi Flip Babysize o la Emeibaby, quizá la más conocida y recomendada de todas por su excelente versatilidad y prolongado tiempo de uso, ¡nada menos que desde los 3 hasta los 15 kilos!.

4.- ¿Cuánto tiempo puedo usar una mochila portabebés?

Las mochilas portabebés ergonómicas reparten el peso de manera homogénea, ¡son súper cómoodas! Al mismo tiempo, el bebé se sitúa en ellas en una posición totalmente natural. Por ello, no hay límite de uso: podéis usarla la mayor parte del día, con los descansos lógicos para cambiar el pañal, cambiarse, bañarse o jugar un rato en una mantilla, etc.

5.- ¿Puedo dar el pecho sin sacar al niño de la mochila?

Puedes dar de mamar a tu bebé sin tener que sacarle de la mochila, de una forma rápida, práctica ¡y además súper discreta! No necesitarás ni sentarte, podrás darle el pecho, por ejemplo, mientras caminas por la calle. Y nadie sabrá lo que estás haciendo ;-)

6.- ¿Puedo sentarme mientras uso la mochila?

Claro que sí, podrás sentarte con total comodidad.

En las mochilas colgonas las piernas del bebé cuelgan rectas hacia abajo, por lo que golpean constantemente al porteador que lleva al niño y le impiden sentarse. Sin embargo, el bebé que viaja en una mochila ergonómica lo hace con sus piernas abiertas y flexionadas de forma natural, de hecho si miramos al porteador de espaldas veremos asomar sus piececillos a ambos lados. En una mochila ergonómica nunca te van a molestar las piernas de tu bebé.

7.- ¿Puedo llevar al niño mirando hacia fuera?

No puedes llevar a un bebé de menos de cuatro meses mirando hacia fuera.

Además de lo poco recomendable, no hay ninguna necesidad real de exponer al bebé a esa posición tan incomoda y que le obliga a estar sometido a tanto estímulo sin refugio ninguno. Es un mito que el bebé no vea nada en una mochila ergonómica ya que el bebé está libre para poder moverse con soltura (girándose por ejemplo si lo desea) y puede ver por ambos lados, además de que en las mochilas ergonómicas se puede portear también a la espalda y, en muchos casos, incluso a la cadera.

En una mochila ergonómica el bebé descubre el mundo pudiendo mirarte a los ojos y ver tus reacciones, ¿qué mejor experiencia que esa?

8.- ¿Qué cosas puedo hacer mientras porteo?

Llevar a tu bebé pegado a ti de una forma tan cómoda te permitirá hacer de todo: pasear, sacar al perro, ir a la compra, hacer recados, moverte por la ciudad sin preocuparte de escaleras o accesos difíciles, atender a otros hermanitos, leer, hablar por teléfono, recoger la casa, salir a la calle los días de lluvia sin preocupaciones… La lista sería infinita. El porteo ergonómico te permite seguir haciendo tus cosas mientras cuidas a tu bebé en plenitud.

Lo que no puedes hacer, como es lógico, es practicar actividades de riesgo, como subirte a una bicicleta o a una moto. Tampoco debes correr mientras porteas ya que someterías a tu bebé a los impactos de tu carrera. Pero son restricciones de puro sentido común, ¿verdad?

9.- ¿Son fáciles de poner?

Las mochilas portabebés ergonómicas son muy fáciles de poner. La mayoría tienen una estructura que permite ponerlas en apenas unos segundos: cerrar cinturón, sentar al bebé, subir el panel, pasar los brazos por los tirantes y cerrar.

10.- ¿Cómo me abrigo en invierno?

Mientras tu bebé sea pequeñito y lo previsible sea que no tengas que bajarle de la mochila en plena calle, lo más práctico y cómodo es que os abriguéis desde fuera, es decir, que os pongáis la mochila con ropa de casa y os abriguéis con un abrigo de porteo o con un cobertor en combinación con tu abrigo.

Una vez que tu bebé camine, como es muy probablemente que en la calle se quiera bajar para caminar, ambos tendréis que usar vuestros abrigos.

¿Y vosotras? ¿Cuáles fueron vuestras dudas a la hora de pensar cómo llevar a vuestras criaturas?

Un +1 o un compartido nos ayuda a seguir escribiendo :)

9 comentarios

  1. Hola Buena’s tardes…. Me gustaria saber si LA mochila Jane travel es Buena para USAR… Me LA han regalado yo estaba buscando information y me LA han regalado no se si usarla o no porq en todos li q he leido nadir comenta Nada de esta…. Muchas gracias

  2. Siendo la marca Bjorn de las más conocidas y accesibles del mercado. ¿Por qué no la nombras en el artículo?

  3. A mi esto me habría venido genial hace 3 años, cuando me dejaron una “colgona” y después de usarla un solo día, la devolví y me puse a buscar información sobre mochilas y fulares jaja. Ahora, ya casi tengo un master..aunque mis amigas pasen de mi y usen colgonas.

  4. Yo fuí a clases de porteo, pero cuando el peque era muy muy peque, ahora molaria informarse para portear niños de +2años (aunque lo tengo desacostumbrado y nose si me aguantará)…..el post es completiiiiisimo!!!

    Sufro un montón cuando veo a mamas que llevan a los niños colgando de mochilas….y mas aun cuando los veo colgando hacia el suelo (se ha dado el caso, aysh yo tol rato pensando en poner las manos porque veia al niño deslizarse de la mochila….jajajjaa siiiii soy mu sufridora :P)

  5. Yo solo tengo un aviso: si tenéis problemas de espalda, id con cuidado. Yo me “rompí” llevando al bebé delante cuando por su peso y mis limitaciones ya debería haberlo llevado detrás. Pero no lo hice porque aún no me atrevía, tenía prisa, etc… y dos años más tarde aún sufro las consecuencias en mis lumbares. Las prisas nunca son buenas y menos en cosas así. Yo recomendaría a todo el mundo ir a talleres de porteo, aprender a pasar a la espalda lo antes posible, y tomarse su tiempo!

  6. Ojalá hubiera sabido yo todo eso antes de nacer la mayor! Caí con una colgona horrorosa que me dejó la espalda hecha cisco. Luego con el pequeño ya aprendí sobre ergonómicas y compré dos estupendas. :)

  7. Hola! Me ha gustado mucho tu artículo. Tanto mi pareja como yo éramos reacios a las mochilas (por si nos caíamos, la niña sería la primera en tocar el suelo). Pero un día vimos una oferta en un hipermercado y la compramos (16€, imaginad lo buena que era). Cuando vimos que la peque aguantaba y nos resultaba más cómodo para algunas sitiaciones, decidimos comprar una ergonómica, una ergobaby para ser exactos. ¡Bendito invento! Super cómoda, y como decías, puedes dar el pecho sin que nadie se entere. La recomiendo 100 por 100.

  8. Sólo utilicé en una ocasión la mochila portabebés no me sentí agusto.. con el paso de tiempo me he dado cuenta que fue porque no era adecuada y no tenía información…. así que es mi asignatura pendiente… Me encanta ver las mamás con sus hijos en el portabebes y me hubiera encantado sentirme cómoda a mí también!!!

    1. Ha habido de unos pocos aquí mucho boom con estas mochilas y por suerte información ¡yo misma recuerdo estar embarazada y no tener ni puta idea! vamos, que acabé con una no-ergonómica de chicco y de no ser por madresfera y una charla a la que me invitaron, habría abandonado el porteo pensando que no era para mi…

Deja un comentario