No me digas

Terminando (4)

 

No me digas qué suerte, por lo menos ya tienes una.

No me digas que me relaje, que eso llega cuando menos te lo esperas.

No me digas que todo es ponerse, que ya vendrá.

No me digas que fulanita se quedó cuando dejó de pensar en ello.

No me digas que todo está en la cabeza.

No me digas que para qué quiero dos, si con una se vive muy tranquila.

No me digas que soy joven cuando me quedan tres años para los 40.

Escúchame.

Y si no sabes que decir dame mano, y acompáñame.

Y si lo sientes, dime que lo sientes conmigo.

La infertilidad secundária existe, y es un problema, y mes a mes, las hormonas me destruyen, y no puedo llorar porque tengo la magia de la vida conmigo y no puede verme triste, porque tengo una pareja llena de amor y comprensión. Porque soy la mujer más afortunada del mundo de tenerles.

Y me trago las lágrimas, y me trago la tristeza, y me trago tu incomprensión.

Y va para dos años, y el nudo ya no sé si lo tengo en la cabeza, en el estómago, o en los ovarios.

Un +1 o un compartido nos ayuda a seguir escribiendo :)

11 comentarios

  1. He leído tu post y me siento tan identificada , que no he podido parar de llorar leyéndolo. Y me hacia falta ese desahogo. Gracias por reflejar en estas líneas lo que siento y lo que me ha hecho por fin desahogarme .

  2. Hola…. soy de esas mujeres que tuvo un niño sin entererarse; así al primer intento me quede; no me visto nada. Mi dolor vino después cuando casi a los tres años decidimos y a por El Segundo y a día de hoy no llego….. si tengo ya un niño… pero esa incertidumbre de por qué; porque a mí… duele. Créeme que te entiendo, tengo ya los 40 y tire la toalla, lloro a escondidas porque ellos no se merecen que llore pro duele tanto que no creo que esa tristeza llegue nunca a desaparecer. Besos

  3. En 2011 escribí este post, creo que te puede gustar:

    http://mamacontracorriente.com/blog/2011/04/12/la-infertilidad-secundaria/

    Te comprendo muy bien.

    Un abrazo grandísimo.

  4. Cuanta razón Anabel… Para mí la infertilidad de la pareja cuando aún no tenía claro si realmente quería ser madre fue un mazazo. Luego una obsesión. Por suerte la in vitro me trajo al par de dos al primer intento. Pero mientras todo duró los comentarios bienintencionados “qué, para cuando” y los ánimos en plan “seguro que sale bien” cuando ni yo las tenía todas… En fin, me quedo con que era bienintencionado. Con que la gente no tiene mala fé cuando pregunta “cuando vais a por la niña” (dan ganas de decir “nunca señora, porque supongo que usted no pagará mi segura invitro ni tomará las hormonas por mí”, en vez de mi “ya estoy bien así”). Supongo que es como cuando le dices al depresivo que se anime, al enfadado que no es para tanto, al divorciado o al viudo que encontrará un nuevo amor, o a cualquiera del que no sabes la misa la media cualquier cosa. Lo siento guapa, ánimos!

  5. Abrazos grandes y mucha luz para lo que sea que al final suceda.
    Y como dice padresfrikis, todas esas frases que en realidad no ayudan para nada, piensa que suelen hacerse con buena intención y que ese pensamiento te ayude para soportarlas.

  6. Siento muchísimo ser de las que te han dicho alguna de esas frases. No sé cómo te sientes y lamento no haber sabido estar a la altura. Tienes razón, si no sabemos qué decir, es mejor estar callado y acompañar.

    Te quiero un mundo y lo sabes.

  7. Yo ya he asumido que me quedo en uno. Tras los análisis la ginecóloga nos dijo que era altamente improbable que me quedara y que si pasaba a fertilidad lo primero que me propondrían, por mis características, sería una ovodonación. No tengo dinero ni ganas de pasar por ello. Así que no decisión estaba clara.
    Te mando un abrazo intenso. Te envío todo el cariño. Y pensamientos bonitos. Espero que los sientas.

  8. […] Leer más Categorias: Consejos, Maternidad, Reblog Posted on 23 junio, 201623 junio, 2016 by La nave del Bebé Ver todas las entradas de La nave del Bebé « Sorteo 2.000 Libros de Peppa Pig 5 juegos de pelota para niños » This entry was posted in Consejos, Maternidad, Reblog and tagged Crianza, De andar por casa, Maternidad. Bookmark the permalink. […]

  9. Verás qué bien voy a quedar cuando ponga aquí que debo haberte dicho casi todo eso…Yo ando completamente desajustada de la menstruación con la lactancia, y no negaré que muchas veces he pensado que quizás no haya quedado fina después del parto. No sé, la primera vez fue relativamente fácil conseguir el embarazo y con tantas historias que voy conociendo esa infertilidad secundaria puede aparecer cuando menos te lo esperas. La única duda que me queda es si ya tienes un diagnóstico en firme sobre esto.

  10. Antes de tener a mis dos padawan, tuvimos 2 abortos. Es algo que nunca o casi nunca he contado.

    Y la gente dice muchas frases hechas del tipo que has puesto. Es cierto que la mayoría no animan, pero intento no tomármelas a mal. Esa gente suelen ser seres queridos que están intentando animar.

    Besos!

Deja un comentario