Hoy jugamos: La Caldera encantada. De 5-99 años.

Volvemos a las reviews de juegos de mesa, y lo más importante, la opinión de las pequeñas jugonas, de 5, 9 y 13 años. En este caso sin duda la caja ha sido lo que más ha llamado la atención, la temática mágica, las pociones, y que sabemos que HABA no nos va a decepcionar.

Os voy adelantando que a las tres niñas les ha gustado mucho, y a la peque le recuerda uno de sus juegos favoritos: El comisario Ratónez, así que suele ser uno de los que más abrimos en  nuestra ludoteca.

  • Edad: Desde 5 años, siendo aun divertido hasta para mi con mis 42.
  • Dificultad: Es un juego muy fácil de aprender para todos los elementos que tiene.
  • Duración de cada partida: Unos 15-20 minutos, las partidas son bastante rápidas.
  • Jugadores: De 2 a 4 jugadores.

¿Cómo se juega a la caldera encantada?

El juego es muy fácil. Tras montar nuestra caldera, en la propia caja, repartiremos y colocaremos a los personajes. Pondremos las 15 fichas de ingredientes boca abajo en la mesa al alcance de todos los jugadores, repartiremos las pociones de diferentes colores en las esquinas, cogeremos nuestra bruja, y 3 monedas.

A partir de ahí y por turnos tendremos que ir encontrando los ingredientes que nos pida la caldera ¿Cómo los encontramos? Dependiendo de nuestra posición. Si por ejemplo tenemos que encontrar unos ojos morados, daremos la vuelta a la ficha donde creemos que están situados. ¿Hemos encontrado los ojos morados? ¡Genial, la bruja se mueve 3 posiciones! Si solo encontramos ojos, moveremos 2 y si solo encontramos una ficha  morada, sea cual sea su color, moveremos 1.

Al ir moviendo las brujas, y dando vueltas al caldero (y girándolo para que vayan cambiando los ingredientes a encontrar en cada vuelta) iremos consiguiendo pociones que a su vez se transformarán en monedas.

La primera bruja o brujo en conseguir 3 monedas ganará la partida.

¿A qué edad se puede jugar a la caldera encantada?

Nosotras hemos jugado desde que la peque tenía 4 años, y no ha tenido ningún problema en entender la mecánica, eso sí, la de 9 y la de 13 suelen ganarle (o solían, cada vez les cuesta más), por eso a la peque por ejemplo le dejamos empezar con una moneda o damos siempre algún tipo de ventaja, aunque en este juego su memoria prodigiosa le hace claramente estar al nivel del grupo.

La mecánica de girar el caldero le divierte  mucho, y el color del juego con tantos elementos diferentes es muy atrayente.

¿Qué van a aprender los peques con este juego?

Es un juego competitivo, aunque se puede inventar una mecánica cooperativa para conseguir entre todas, por ejemplo 9 monedas si somos tres jugadoras y ayudarnos. Me ha gustado mucho que en el caso de levantar una ficha y no encontrar ni símbolo ni color te dan un “premio” de consolación que es poder mirar en secreto otra ficha (para el siguiente turno) y eso hace que las peques no se queden tan chafadas cuando no aciertan.

Van a tener que pensar en una pequeña estrategia: ¿Ir a por los 3 puntos o decidir sobre seguro pero solo avanzar 1 o 2? También a la hora de elegir el color de la poción podrán luego más fácilmente conseguir una moneda, pero en general lo que más van a aprender es a seguir un sistema de turnos, agilidad visual, concentración y memoria.

Ahora que se acerca Halloween es un juego fantástico para regalar.

¿Queréis ver nuestra opinión de más juegos de mesa? Os recomiendo este post con 10 juegos de mesa imprescindibles para peques de 3-7 años.

Un +1 o un compartido nos ayuda a seguir escribiendo :)

Deja un comentario