Romper los estereotipos está en tu mano

Guapa, princesa, que pelo, que bonita, ay mira que linda, que carita tiene, que peinado tan chulo, oh que preciosa estás con ese vestido, pero que ojos, que carita más dulce, reguapa, vas a traer a los hombres de calle. Guapa, que guapa, bonita, bonita, bonita

Esas son algunas de las miles de cosas que nuestras hijas oyen desde el mismo momento en el que nacen, que mi dragona ha oído, que bolita oirá, no sé si en el caso de niños ocurre lo mismo, pero dudo que sea tan tan tan tan acentuado. Las veces que mi hija se ha puesto un vestido, que no son muchas, la han alabado, desde la tienda de abajo, hasta el colegio, pasando por la familia, otras niñas o desconocidas en la calle.

pero que guapa que vas, que falda tan bonita, que bella, que dulce, que bonita, que guapa estás, que bien te queda ese vestido

Con toda su buena intención del mundo, lo decimos siempre como algo positivo, creyendo quizá que así se van a sentir mejor, ellas, las madres, quererse más,  porque es cierto, está bonita, y para mi lo más precioso del mundo, y yo se lo digo, pero también le digo lo atrevida que es, lo bien que me ha explicado algo, lo educada cuando pide las cosas por favor y gracias, lo fuerte, valiente, lista, y lo guapa que está también cuando se pone su camiseta de thundercats o las bambas con dragones rojos.

Todo esto viene a que hemos hecho el regalo a las profesoras este año, y parte del mismo era que cada criatura de la clase grabara unos segundos de vídeo en casa, diciendo cómo son las maestras, para luego montarlo con su musiquilla y sus fotos con todas juntas.

Ningún niño ha hablado de belleza, y muchas niñas han hablado únicamente de lo físico, del pelo tan bonito que tienen, de las coletas que le hacen, de lo rubia, de lo morena, de lo guapa. ¿Eso es lo más importante para ellas? ¿Lo único a destacar de tres mujeres que les han acompañado, jugado, enseñado, pasado cuatro días incluso de campamentos sin madres ni padres con ellas? La fuerza de la belleza física como máxima virtud en una mujer, con cuatro años.

Y luego leo artículos, y mensajes de madres a las que a sus hijas de cinco, seis o siete años ya las llaman gordas, rellenitas, que se meten con ellas por tener pelos en la piernas, y se sienten mal, y dejan de querer ponerse faldas o pantalones cortos. Porque llega un momento que además de fijarse en lo guapas como lo más importante aprenden que lo feo es malo, en ellas, en las demás. ¿Quién considera lo que es guapo o feo? ¿La gente que se lo dirá, que se lo dejará de decir? ¿Ellas mismas?

Paremos por favor esta exaltación a la belleza femenina, como si fuera lo único importante, desde que nacen.

Demostremosles desde pequeñas y pequeños que son otras cualidades las que importan, las que tienen que cultivar, las que les van a servir, las que les debería gustar a la gente, más que el color de sus ojos, de su pelo, o su talla de ropa. Porque ellas se juzgarán a si mismas, y juzgarán a otras también.

Será parte de su autoestima saber valorarse, tengan el pelo largo o corto, la proporción perfecta de ojos, nariz y labios, el tamaño de sus pechos, de sus muslos, cuando crezcan, cuando el mundo deje de decirle lo guapas que son continuamente y se lo tengas que decir ellas mismas.

Y aquí el cambio está en nosotras, en lo que decimos, en cómo lo decimos, en los mensajes que van calando, y en quizá cuando vemos estas cosas animarlas siempre a acompañar ese “guapa” de otra cualidad menos física, a que sepan ver más allá, yo cogí por costumbre cada vez que alguien le decía a la niña delante mío que era muy bonita, contestar con un “si, es muy lista, o es muy despierta, o juega mucho y es muy feliz o es muy atrevida”

Está en nuestra mano el enseñarle un modelo diferente. Sin alabar constantemente su físico, sin criticar el nuestro.

El que aprendan a valorar otras cosas, y sin duda esa otra manera de ver el mundo reforzará su autoestima, y les hará ser mejores con ellas mismas y con las demás.

 

Un +1 o un compartido nos ayuda a seguir escribiendo :)

14 comentarios

  1. Hola,

    tienes razón este mundo cada vez se centro más en lo banal, la apariencia, pero no en deducar como es debido y cultivar el interior que de verdad nos va a hacer sentir bien.

    Gran artículo!

    Besos!

    Anabel

  2. El tema de los estereotivos es complicado, la verdad es que hay tantas influencias exteriores que no podemos controlar que cuesta. Pero para eso estamos las mamis y los papis, para dar ejemplo.
    Mil gracias!!!!

  3. yo con lo de no llamarla princesa lo tengo dificil, porque mi hija ahora mismo tiene claro que ella quiere ser princesa, bueno o pizzera.. jajaja
    Creo que decirle que es guapa no es algo malo, yo se lo digo a ella y a su hermano, sí los niños también son guapos.
    Pero si que entiendo que hay que hacerles ver que no sólo son guapas (para nosotras siempre nuestr@s hij@s son guapisim@s) si no que son muchas cosas más y ese trabajo creo que es muy importante.
    Por ese motivo me gustan tanto los libros que hablar de otro tipo de mujeres, para que vean que pueden ser lo que ellas quieran.

  4. Me encanta. A veces seguimos así porque no nos damos cuenta de que lo hacemos. Y que alguien se pare a reflexionar por ti… Se agradece! Un besazo y a ver si cambiamos el mundo!💓

  5. Ay cuánta razón llevas amiga! Es flipante que ya con esas edades tengan tan interiorizado ciertas cosas. Y una pena también.

  6. Es muy dificil porque nosotras mismas probablemente perpetuamos aquello que hemos estado oyendo durante tantos años, pero creo que ser conscientes nos ayudará mucho en este camino :)

  7. Totalmente de acuerdo. contigo!! Pero es tan difícil ir contracorriente …
    Si a uno mismo le cuesta … contrarrestar lo que dicen los demás .. es agotador e imposible.

    Pero bueno… granito a granito conseguiremos que las cosas cambien.

  8. Te doy toda la razón, tenemos q ir con cuidado con los estereotipos porque calan muy hondo. Gracias!

  9. Que buen punto de vista, totalmente de acuerdo. Gracias!

  10. Yo a mi peque le digo todo el día lo bonito que es, que es precioso y lo más listo del mundo. Creo efectivamente que no hay que diferencias niños y niñas y si entre todos lo vamos haciendo poco a poco quizá llegue el día en el que desde pequeños sean todos tratados igual. Muy buen post

  11. Ay, yo soy de llamar a mi bichilla princesa, preciosa, reina, qué lista eres cerebrín, pero también bicho malo, torbellino, bestia parda, borrica… Vamos, que si les pregunto cómo son sus maestras me dice que buenas o malas pero de bonitas o feas no me dice nada.

  12. Apoyo y comparto todas y cada una de tus palabras. Desde ayer que lo comentaste me ha calado mucho y estoy dándole muchas vueltas al tema. Solo puedo darte las gracias por meter el dedito en la llaga y hacer que nos revolvamos un poquito en nuestros comportamientos que tenemos tan metidos y normalizados que si no nos dan un toque seguiríamos haciendo.
    Ojalá consigamos ir cambiando las cosas poco a poco…

  13. No podía estar más de acuerdo! Hay que romper con los estereotipos tanto en niñas como niños… aunque es cierto que el tema estético en las niñas es un tema muy acusado. Hay que decirles lo mucho que valen y por todas las cosas que valen… no solo por un peinado o vestido bonitos. Genial Post! 👏🏻👏🏻

  14. Buen post Anabel. Me parece que sin querer todos caemos en estos estereotipos y no es nada bueno. Toca reflexionar.

Deja un comentario