Cuna de IKEA de colecho – Transformarla de una forma fácil y barata

Con el segundo embarazo te ahorras muchas cosas, tienes mucha más experiencia sobre lo que es prescindible y lo que no. Muchas cosas las aprovechas de la primera criatura, pero otras tantas toca comprarlas de nuevo, porque después de casi cinco años no llegan en buen estado o porque no funcionaron bien a la primera.

En nuestro caso necesitábamos sí o sí una cuna de colecho. Una cama de 1,35 para nosotros dos, que diciéndolo finamente somos corpulentos, se nos queda corta si queremos tener a la peque en la cama con nosotros, y sin duda después de más de tres años con el pecho y la mayor felizmente metida en mi cama, sé que vamos a quererlo.

Cuando tienes una cama pequeña y no tienes intención de cambiarla la mejor solución es crear una extensión, ya sea con una cama pequeña, o con una cuna de colecho. Y una extensión que dure, entre lo que hay en el mercado ahora mismo, por si no sabéis las medidas de minicunas y cunas que hay en el mercado podemos encontrar:

  • Moises: Tipo capazo, suele ser de 30×80 o 40×80
  • Minicuna: Pequeña y rectangular suele ser un poco más ancha que el moisés, de 50×80
  • Cuna: lo más normal son 60×120 pero también las hay de 80×130

Los Moises y Minicunas son más manejables, suelen tener ruedas y son más fáciles de mover de la habitación al salón, pero van a durar poco, entre 4-6 meses se quedarán pequeñas, y al final hay que pasar a al cuna grande -o a la cama- directamente. Siempre con su seguridad antivuelcos y caídas. Así que ¿porqué no tener una cuna de colecho directamente que me vaya a durar 2-3 años? En el salón puedo usar el cuco del carrito, o una hamaquita de todos modos.

¿Cómo es una cuna de colecho?

No tiene más misterio que una cuna en la que uno de los laterales ha desaparecido, y está pegado a la misma altura con el colchón de la cama de matrimonio. Así facilita el poder dar el pecho y el contacto con el bebé, sin tener que levantarse constantemente para atenderle.

Es muy común encontrarlo en minicuna, pero cuando son cunas no es tan sencillo, además hay que tener en cuenta que cuando la criatura se puede levantar o poner de pie, el colchón debería bajarse por seguridad de que no se salgan y ahí ya dejas de tener el colchón pegado al tuyo. Por suerte hay soluciones alternativas.

¿Hay cunas IKEA de colecho?

No las venden como tal, porque todas están pensadas para montarse con todos los laterales, o un modelo que luego se convierte en una especie de sofá -que probablemente también se fácil de convertir a colecho- pero de todos modos, todos su modelos son cunas de calidad, con un somier especial con rejilla de ventilación y que han pasado test para soportar sin problema tanto el peso como la presión. Realizados con materiales y pinturas no-tóxicas sabiendo que el bebé se subirá y los acabará chupando, y siempre con esquinas y cantos suaves y redondeados.

He trabajado muchos años en Ikea, montado muchos muebles para exposición y por suerte se en lo que tengo que fijarme y como customizar una para que sea totalmente segura y fácil de customizar.

¿Qué cuna grande puedo elegir para hacer colecho?

Nosotros compramos la SINGLAR por 49,99€ en lo que nos fijamos es que sobretodo el lateral largo que iba a ir fuera no soportara los laterales ni la estructura del somier, en la mayoría suele ser así y los enganches son a los dos laterales.

Por otro lado llevar medida de casa la altura de vuestra cama + colchón y ver si se os queda a la misma, yo, para no tener que hacer agujeros extras a la estructura y usar la altura que ya viene, lo que hice fue comprar dos colchones, uno de muelles un poco más gordo y otro de espuma más fino, que sumando los dos me quedan justo a la misma altura que tengo el colchón en mi cama.

Convertir una cuna de IKEA en cuna de colecho

Pues aquí vamos, que una imagen vale más que mil palabras, en mi habitación nada pinterest, con la pared reventada y con la cama sin hacer.

El proceso no tiene más misterio que montar la cuna solo con los tres laterales que vamos a usar, y usar algún tipo de tensor o bridas para sujetar la estructura que no se abra.

Cuna de IKEA de colecho

Como ya tenía medida la altura con los colchones y mi cama, sabía que podía usar el alto que viene directamente en la estructura, colocamos el somier de forma normal, queda apoyado en cuatro puntos de enganche que lleva a los laterales.

Cuna de IKEA de colecho

El único problema viene ahora, a medida que la cuna se usa esos laterales se pueden ir abriendo un poco y el somier puede acabar cayendo, así que tenemos que fijar esos dos lados que están al aire para el enganche que lleva el somier apoyado no se salga de ese agujero.

Todo y que la cosa queda bastante firme, he bajado al mutiprecio a comprar unas gomas elásticas de esas que se usan para sujetar equipajes y las hemos atado de lado a lado, para que haga presión lateral contra lateral. Eso mismo se puede hacer con cuerdas o hasta con trapillo o bridas, solo es conseguir algo que nos ofrezca un poco más de sujección.

 

Al ir además la cama grande pegada a cuna lo acaba de estabilizar y darle la seguridad de que no se puede ir a ningún lado, y por el lateral que no toca pared nosotros hemos colocado el cambiador, vamos, que no tiene escapatoria por ningún lado. Así es como quedaba antes de poner el cambiador en el otro lado. El perro le hacía ojillos a la cuna, pero como la mayor ha decidido dormir ahí de momento, el perro se ha ido a su cama mientras.

Queda totalmente cómodo y estable, llevamos una semana con la dragona, que ya pasa de 117 y 18kg durmiendo ahí, la mar de feliz.

Para finalizar he comprado un cuco nest, en este caso es el de mimuselina, además de precioso, fresquito y desenfundable, permite usarlo tanto en la propia cuna para que la bebé quede un poco más recogida, como en la cama grande o cualquier otra superficie de la casa.

Ahora solo queda seguir esperando, a un mes de que venga Bolita, creo que empiezo a tenerlo todo listo.  ¿Vosotras usasteis cuna con vuestras criaturas?

Un +1 o un compartido nos ayuda a seguir escribiendo :)

6 comentarios

  1. Muy chulo. Yo he pensado hacer lo mismo con la cuna que tenemos ya que las bridas ya me las agencié para la minicuna de colecho. Que no la ha catado así que igual es trabajar para nada pero aspiro a que en algún momento no le moleste dormir a más de 20 cm de mí.

  2. Yo “convertí ” la nuestra (herrdada de mis primos) tambien en cuna de colecho, cuando la que compré se quedo pequeña y ha sido una de las mejores ideas.

  3. Miguel durmió en el capazo hasta que no cabía el pobre muchacho. Y luego pasó a la cuna pero con un año estaba en su cama tan ancho, ahora se mete de vrez en cuando a la grande pero no por dormir acompañado, es por estar en diagonal… ya sabes.

  4. A mí me dio miedo que no quedara firme o bien sujeta con mi boichilla y empezó directamente en la cuna. Con el niño hemos tenido una preciosa cuna de colecho que ahí esta, muerta de risa porque solo la usa un par de ratitos al día, no para dormir sino para recrearse con el proyector.

  5. Nosotros usamos cuna con los dos primeros, más bien lo intentamos porque no les gustaba nada de nada así que al final acababan en la cama con nosotros. He colechado con los dos y con el tercero lo haré también porque me ha funcionado. Pero esta vez la habitación es más grande y nos cabe una cama pequeña adosada a la nuestra así que lo haremos asi.

  6. Yo la tengo como tú, con un lateral quitado y pegada a mi camita, aunque no siempre la usa…jajaja

Deja un comentario